Paris 26/12/2011-31/12/2011

25 11 2011

DIA 27 DICIEMBRE

Ayer a las 17:00hr, pusimos rumbo a París. Hasta Hospitalet près l’Andorre, nos acompañaban Luís, Asun y Miquel. Nos dejaban sobre las 18:15 en la estación aislada y solitaria del “pueblecillo” en cuestión. A los cinco minutos de quedanos solas, aparecieron dos borrachos entrados en años. El cincuentón se puso a emitir unos sonidos “extraños” desde un rincón así que, sin poderlo soportar más, salimos al frío exterior hasta que a los diez minutos apareció un bus repleto de gente. Puntualmente a las 19:52, salimos con destino Toulouse, donde debíamos hacer transbordo al tren nocturno.

Hay que decir que habíamos decidido denar en la cafetería del tren Toulouse-París, pero esta resultó inexistente. Vaya M… de tren! Viejo, cutre, estrecho, incómodo, sin servicios…. Vamos, que dormir consistía en un acto de fe!.

Hacia las 2:00am, Eva se empezó a encontrar mal, así que nos pasamos una horita en vela tomando el aire entre vagones.

Esta mañana, llegábamos puntuales a la estación de Austerlitz y, aunque el hotel estaba a 10 minutos, decidíamos coger un taxi. Tuvimos la suerte que nuestra habitación estaba libre, por lo que pudimos descargar, desayunar y asearnos mínimamente. A las 9:30 ya estábamos en marcha para descubrir París.

Seguimos la ruta marcada mientras la niebla iba en aumento: Place de la Concorde, paseo por los Campos Elíseos hasta Arco del Triunfo, subida a su terraza para las “primeras vistas” sobre París y metro a Trocadero, donde apareció media Torre Eiffel ante nuestros ojos porque la otra media jugaba al escondite entre la espesa niebla.

Para evitarnos colas, habíamos comprado la entrada por internet, así que a las 13:00hr cogimos el ascensor que nos había de subir a las alturas. Vaya vistas!!! (Je, je, je…)

Dada la hora, decidimos comer en la misma torre. Los otros miles de turistas habían pensado lo mismo, así que bocata y al suelo como colegialas, junto a varias mamás con niños.

Tras la suculenta comida, paseamos por el Campo de Marte hasta Des Invalides, donde entramos al Dome para ver la tumba de Napoleón. Los 9euros peor gastados de todo el viaje pues no vale la pena.

De allí cogimos de nuevo el metro con destino Montmartre: visita al Sacré-Coeur, paseo por la plaza del Tertre, fotos en el Moulin Rouge… Agotadas, a las 19:30hr estábamos cenando en un italiano (sardo) cerca del hotel.

DIA 28 DICIEMBRE

A las 7:00am empezábamos el nuevo día, hoy con menos niebla pero con un frío gélido brutal.

Nos paseamos por las tiendas de la Île-St-Louis y cruzamos por el puente a la Île de la Cité. Casi morimos de frío tras chuparnos hora y media de cola para subir a las gárgolas de Notre Dame. Decidimos ahorrarnos otra hora de cola para ver la catedral y otra hora para ver la Sainte Chapelle. Ahora además llovía así que, tras un tailandés frustrado, comimos en un acertado japonés con vistas a la catedral por un menú de 9euros.

La gente seguía haciendo cola, así que paseamos por la Cité y buscamos la tetería recomendada por guía donde nos clavaron 9euros (número mágico) por cada consumición. Tras entrar en calor, nos dirigimos a la Opera Garnier para visitarla y bajamos hasta el Palais Royal para entrar en la Plaza del Louvre. Gente por doquier!

Aquí vivimos otra anécdota cuando una pareja nos pidió poner su tarjeta en nuestra cámara para que les hiciéramos unas fotos: vaya book!

Paseamos por el jardín Des Tuileries hasta la plaza de la Concordia, donde cogimos el metro que nos había de dejar en “El Lido”. Teníamos compradas las entradas de Cena-Espectáculo, ya que las de “Le Moulin Rouge” estaban agotadas. Las vedettes nos parecieron en general bastante flojas, pero la experiencia única bien vale la pena.

DIA 29 DICIEMBRE

Hoy nos dejamos llevar por el barrio de Le Marais: la Pace des Vosges, el Centro Pompidou y la plaza Igor Stravinsky hasta el Hotel de Ville, el cual no pudimos ver porque la visita era a las 15:00hr. Luego cogimos el metro para hacer lo propio por los barrios de Saint Germain y Latino.

Tras la visita a la iglesia del mismo nombre, decidimos comer en un restaurante recomendado de principios del s.XX. Increíble como su precio (60euros/pp) pero valió la pena.

Después de la comida, visitamos St. Sulpice (escenario del Código Da Vinci), paseamos por los jardines de Luxemburgo, entramos al Pantheón y a su cripta de hombres ilustres y finalizamos la vuelta de nuevo en la Île-St-Louis.

A las 18:00 habíamos quedado con Cristina (una amiga de Eva) en el barrio de los teatros de Montparnasse para ver “Omkara” una fusión entre música y baile hindú, con el sonido de un violín y la voz de una cantante de ópera. Simplemente genial!

DIA 30 DICIEMBRE

A las 8:30 cogíamos en tren en Orly, dirección Eurodisney, esperando ser de las primeras en entrar al parque que habría al público general a las 9:30. Aquello ya estaba a reventar de gente de los hoteles cuando pudimos acceder, eso sí, sin hacer cola.

Me dejé llevar por Eva (una experta en la materia) con sólo un matiz : “No me subas a atracciones excesívamente fuertes”. La primera en la frente con el Space Mountain: un Dragon Khan en la oscuridad. Al no ver nada, las caídas, giros, loops y demás son cien veces peores!

Tras la experiencia y sin poder gritar de la impresión, entramos a los simuladores de vuelo. Después de la cola, nos adjudicaron el cinco. Cuando se abrieron las puertas, tuvimos que volver todos atrás: alguien había dejado el desayuno por el simulador. Nos adjudicaron otro y pronto comprendí cómo alguien puede marearse en un simulador: vaya realismo!

Después del simulador a mi ya me temblaba todo, así que reclamé un café (americano, no os penseis) cargadito de azúcar!

Eva decidió entonces que era el momento de un agradable paseo en barca por el mundo de muñecas de Fantasyland: gracias! Qué cantidad de autómatas!

Después cruzamos a Adventureland y decidimos subir a la barca de Piratas del Caribe: el montaje es impresionante. En uno de los recodos vimos que había un restaurante dentro mismo de la atracción y decidimos comer en él antes de que las colas para comer fueran agotadoras. A las 12:15 ya estábamos en mesa.

Tras la comida, Eva propuso Indiana Jones en el Templo Maldito. Je, je, je!!! Pintaba peor que Space Mountain, así que le dije que la esperaba, pero no quiso subir sola. Cruzamos a Frontierland y hicimos la peor cola de todo el parque para subir al Tren de la Mina (mejor dar tiempo a la digestión…). De allí pasamos a la Casa del Terror, a la que entras en grupo y con niños: los adultos no pudimos contenernos cuando un crío empezó a llorar desconsoladamente.

Seguimos nuestro paseo entrando y saliendo de tiendas (esto está dedicado al consumismo más puro y duro) hasta llegar al Castillo de la Bella Durmiente.

A las 17:00hr, disfrutamos del paseo de Carrozas (vaya despliegue!) y cuando acabó, decidimos coger el tren de vuelta a París.

Recogimos las maletas en el hotel y cenamos de nuevo en el italiano. Ahora llovía bastante y como íbamos caminando hasta la estación, llegamos ligeramente mojadas y cogimos bastante frío esperando al cutre tren.

Al ir cansadas, dormimos mucho mejor a la vuelta hasta que nos despertó el anuncio de llegada a Toulouse sobre las 6:30 de la mañana. Desayunamos en la estación y mientras esperábamos al siguiente tren (y para acabar igual que empezamos), se nos sentó al lado un borracho, el cual abrió su maleta y empezó a recolocar un pollo muerto! Sin palabras.

Finalmente, el tren llegaba con una hora de retraso a L’Hospitalet (gracias que no fue así en sentido contrario), donde nos esperaban Asun y Luís.

Otro buen número de experiencias para recordar!

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

9 01 2012
ISABEL

Bueno! porfin puedo sentamer a leer tu escrito sobre el viaje realizado a Paris.
Je! Je! Je!… ya sé que estarás pensando ¿Que no tiene tiempo?, pues aunque no te lo creas, me faltan horas para llegar a todo.
Sobre el comentario de los trenes de Francia, decir que siempre tenemos la impresión de que lo de fuera es mejor que lo que tenemos en casa, y ya ves que a veces (quizas muchas veces) eso no es así.
Una buena descripción de Paris, he vuelto a pasear contigo (y Eva) por sus calles.
Lo único que lamento es que dejárais pasar la visita a la Sainte Chapelle !Es preciosa¡ y además yo esperaba que con las dos buenas fotógrafas que ivan tendría unas impresionantes fotos de la Vidrieras.
Como Disney no lo conozco (y por lo que cuentas, ni ganas) ya me está bien todo lo que me explicas y cuando pueda ver las fotos.
Otro viaje más, otra experienza nueva.
Un beso “mami”.

9 01 2012
ISABEL

Fe de erratas: Y no estoy borracha y zapizampa.
Sentamer = sentarme.
Experienza = experiencia.

Si encuentras más, no me hago responsable. je!

9 01 2012
Jona

Oh la la, c’est magnifique! Belle photo d’une vue panoramique imprenable sur Paris depuis la Tour Eiffel! Sort que hi posa “Nord”, per que no em situava! 😀

16 01 2012
Adelin

Ja veis que ho vare pasar molt i molt be, a pesar del fred que feia, pel que dius. D’unido quina feinada escriure tots els aconteixements del dia, i pregunto, que ho fas a l’Hotel als vespres abans d’anar a dormir???
Petonets

18 01 2012
Fabry

Esta vez no he pidido acompañarte, espero de todo corazón que este año podamos hacer una escapada juntos, eso sí a un destino “no pisado con anterioridad”.

Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: