2012, Croacia (Dalmacia, Plitvice y Zagrev)

24 11 2012

Este año, había montado toda una ruta por China, uno de mis sueños junto a Tanzania, pero circunstancias de la vida hicieron que buscara un destino más cercano y, en teoría, más económico. Y digo en teoría porque la verdad, Croacia y en especial Dalmacia, en pleno mes de Agosto y invadida por hordas de turistas, es de todo menos barata. En Barcelona puedes dormir más barato, comer más barato y moverte más fácilmente y en general, se trata mejor al turista. Y sé que mis comentarios despertarán la contra de mucha gente que vino encantada de Croacia, pero no sé, no viajarían en temporada más que alta, no viajarían por su cuenta, o simplemente escogieron mejor…

DIA 01: BCN-DUBROVNIK

 Volamos con Vueling de Barcelona a Dubrovnik. En la misma terminal puedes cambiar de euros a kunas (7-7,5kunas por euro) y comprar los billetes del autobús Atlas que te lleva a Pile, la entrada al casco antiguo, por 35kn por persona. El trayecto de 20km se hace eterno pues es la típica carretera de costa colapsada, como podrían ser las costas del Garraf.

Una vez en Pile y si uno no tiene el hospedaje en el centro  (y no digo hotel, pues aquí se estila dormir en una “sobe”, habitaciones en casas), se puede tomar un taxi fácilmente. Nosotros habíamos reservado una habitación con baño privado (porque para mí, el baño es sagrado) en la zona del puerto, pensando en la proximidad para tomar el ferry a nuestro próximo destino. El trayecto del centro al puerto es un precio fijo de 70kunas (y hablamos de 5minutos en un país que nos venden como barato… ahí es nada).

Para que vayáis comparando, nuestra habitación con baño y cocina en la zona del puerto costaba 70euros la noche, pero os lo recomiendo (Miljas appartments).

Dada la hora, salimos a cenar por el mismo puerto, en el que hay más bien, poco movimiento. Una ensalada costó unos 10euros. Sobran los comentarios.

DIA 02: DUBROVNIK

Para este día en Dubrovnik, habíamos reservado una inmersión en Blue Planet para Jona al pecio del Taranto, un carguero italiano hundido en 1943 por una mina acuática, que descansa frente a las costas de Dubrovnik. Dado que se encuentra a más de 40m y por sus condiciones, se solicita la titulación de Dive Master para poder bajar. Así que yo disfruté del sol y las aguas cristalinas color turquesa de la costa dálmata, mientras él bajaba a las profundidades.

Comimos en nuestra habitación y a las 15:00 ya estábamos comprando las entradas para rodear las famosas murallas del casco antiguo. Una vuelta completa, haciendo fotos y subiendo a la torre, no llega a dos horas, de las que disfrutas de todas las perspectivas posibles de los tejados de Dubrovnik, los cuales, reconstruidos o no, forman una impresionante vista.

El calor insoportable y la cantidad de turistas para espantar una manada de leones hambrientos, hace que tengas ganas de levantar una de sus calles adoquinadas en mármol para esconderte debajo y no te deja disfrutar a gusto de sus recovecos, y escalinatas que suben y bajan por doquier, pero en fin, es lo que tiene viajar en agosto…

Un buen colofón de la visita, consiste en coger el cablecar que te sube 400metros por encima del centro, para ver Dubrovnik justo con la luz bonita del atardecer, esa que da unos tonos dorados que potencian cualquier foto que uno pueda tomar.

DIA 03: DUBROVNIK-MLJET

Nuestro siguiente destino era Polace en la isla de Mljet, a la que se llega mediante un ferry que sale una vez al día a las 9:15 de la mañana desde el puerto. Los billetes no se pueden comprar con antelación, así que, si te quedas sin, no viajas y ya está.

Esto implica hacer una cola de muy señor nuestro desde las 6:00 de la mañana (fuimos los primeros, pues así nos lo aconsejaron los lugareños que han visto a más de un turista quedarse en tierra teniendo la reserva en Mljet). Los de agencia no pasan por esto, ya que los guías hacen cola por ellos, y ellos aparecen tranquilamente sobre las 9:00. Abren el chiringuito de venta sobre las 8:00 por la ventanilla que les parece bien, cosa que los listos (principalmente italianos) aprovechan para colarse mientras tú, que llevas dos horas sentado en el suelo del puerto, te indignas con el trato recibido. A los perros los tratan mejor.

A las 9:00 subimos al ferry, el Melita los que vamos a Polace, el Nona Ana todos los demás destinos.

Una vez en Polace, vemos que el pueblo es una sola calle de un solo sentido (y han de pasar en los dos) que da directamente sobre el mar. Sólo hay “rooms” y restaurantes, los cuales han hecho plataformas de madera sobre el mar para montar sus terrazas, sobre las que atracan directamente los yates, una vez más, de italianos.

Aquí, reservé lo único que había disponible, el X-rooms Mljet, al módico precio de 80euros la noche por una habitación con baño sin perchas, ni toalla para el suelo del baño que se inunda cuando te duchas, con manchas de mosquitos por las paredes, con las bombillas colgando, con el espejo del baño apoyado sobre el toallero,… vamos, la casa de los horrores, en la que se quieren quedar tu pasaporte y cuando te niegas te obligan a pagar por adelantado y no te dan el comprobante que lo demuestra. Como veis recomendable…

Escogí Polace y no Pomena por la entrada al Parque Natural de Mljet, así que nos dirigimos a las taquillas para poder acceder. Jona quería ir en bicicleta pero una pareja con la que coincidimos comprando las entradas, venían quemadísimos con el timo de las dos ruedas. Veréis, te dicen que los lagos están a unos 2km, lo que no te dicen es que son cuesta arriba, con lo que ves a la mayoría de gente andando empujando la bici… Lo mejor es subir con el jeep, incluido en la entrada al parque y, una vez arriba, en la confluencia entre los dos lagos y ya en plano, alquilar la bici para dar toda la vuelta. Allí mismo, hay una playa donde tomar el sol y bañarse y unos merenderos por si se quiere pasar el día. Para bajar, se puede optar por caminar o volver con el mismo jeep que nos subió.

En Mljet pagamos el gusto y las ganas por cenar pescado, y por probar un chupito de típico aguardiente, a escoger entre šljivovica, travarica o lozovača. Te deja ligero, ligero…

DIA 04: MLJET

Hoy a las 9:00, hemos alquilado una scooter a 29euros/día para poder recorrer la isla. A las 9:30 debíamos estar en Pomena, en el centro Aquatica, para que Jona pudiera hacer una inmersión a un pecio romano del sIII. Vaya timo de la estampita, primero chulos y prepotentes y después, le han llevado donde les ha dado la gana, porque del pecio, nada de nada… Vamos, que si alguien quiere hacer submarinismo, no vale la pena que pague por hacerlo aquí.

Hemos comido en Pomena rodeados de abejas, pues Mljet, viene de Melita, Miel, nombre que le pusieron los romanos por la cantidad de abejas que la habitan. Y no se parecen a Maya, no, estas son enormes… tipo país tropical. Eso sí, ha sido la primera vez que hemos comido un menú, a precio menú catalán, algo es algo.

Por la tarde, hemos decidido ir hacia el este de la isla para visitar la cueva de Ulises (Odisseu’s Cave) donde cuenta la leyenda que la ninfa Calypso tuvo atrapado a Ulises durante siete años. El primer tramo de bajada es un paseo al sol, el segundo tramo, yo no me he atrevido a bajarlo, parecía más bien un descenso de barranco. Hemos visto como los barcos se acercan desde el mar, bajan las barcas y estas aparecen por dentro de la cueva, donde hay una playa natural. Es una opción más segura.

Volviendo a Polace, hemos tenido que parar alucinados con un yate enorme que tenía un helicóptero en cubierta… qué mal repartido está el mundo…

DIA 05: MLJET-KORKULA

Hoy tocaba de nuevo hacer cola, pero sin madrugar tanto, ya que debíamos coger el ferry a Korkula, en la isla del mismo nombre. Los billetes para el Nona Ana (GV Line) se compran al lado de información turística, frente al muelle. El ferry sale a las 11:05 y el trayecto dura 45minutos.

Al llegar a Korkula, lo haces por el puerto este, donde tienes información. Allí preguntamos dónde comprar los billetes para Hvar del día siguiente y gracias a dios, porque estos se venden en el puerto oeste la tarde anterior a la salida, entre las 19 y las 20. Hoy nos iba a tocar doble cola…

Encontramos nuestro apartamento más que recomendable en una de las callejuelas de la ciudad amurallada (Marco Polo Appartments) a 70euros la noche. Como veis seguimos la tónica de precios. Descargamos y nos fuimos a comer en una de las terrazas de los miles de restaurantes que rodean las murallas con vistas sobre el mar.

Tras la comida, un paseo por sus calles, una subida a la torre de la iglesia desde donde se ve la casa de Marco Polo y la compra de entradas para ver el espectáculo de la Danza Moreshka de la Espada (100kunas por persona) y como no, a las 18 haciendo una cola tremenda para conseguir billetes a Hvar. Conocimos una pareja de Barcelona que opinaba lo mismo que nosotros, Croacia no es barato y el turista de a pie (no el de yate) no es demasiado bien tratado, a parte las innumerables colas para conseguir billetes de ferry, porque sólo hay uno al día…

Después de cenar nos dirigimos al espectáculo similar a nuestros moros y cristianos con una mezcla de “ball de bastons”. Comentar que, te sientes un poco estafado cuando has pagado por ver el espectáculo y mucha gente lo ve gratis desde la torre Revelin.

DIA 06: KORKULA-HVAR

El madrugón de hoy ha sido monumental ya que, a las 5:30 debíamos estar en el muelle oeste para subir al “Krillo” destino Hvar, eso sí, billetes en mano.

Llegábamos al puerto de Hvar a las 7:30. Sólo decir que hemos cargado las maletas durante 5horas, porque el número de teléfono del apartamento (Apartments Divkovic per 50euros) que Booking tenía en su página, estaba equivocado y cuando he llamado molesta porque allí no había nadie, no encontraba a nadie y el apartamento parecía a medio construir y estaba donde Cristo perdió la alpargata, me ha tocado el respondón de turno que, lejos de solucionar nada, se me ha puesto chulo. Primera vez que me pasa. Cuatro horas después, hemos vuelto a llamar y esta vez, una chica amable ha verificado que su número estaba mal, ha llamado a los propietarios, los cuales nos han recogido y nos han acomodado a las 12:30. Digamos que ya estábamos hartos de Hvar y todavía no habíamos empezado…

Hemos alquilado otra scooter para recorrer Hvar durante los dos días que tenemos aquí y hemos bajado con ella para visitar la ciudad y sus calles llenas de escaleras y empedrados de mármol (la tónica general de todas las ciudades dálmatas), para después subir a la fortaleza desde donde se tienen unas magníficas vistas. Desde allí, hemos conducido unos kilómetros hasta el centro de buceo Viking, para reservarme un bautizo para mí aprovechando que me estoy sacando el Open. Es un bonito sitio para probar de aguas cristalinas color turquesa y unos cuatro-cinco metros de profundidad. Me he dicho: “tu puedes”. Mañana veremos.

De noche, la flor y la nata de los adolescentes está aquí buscando la marcha: taconazos, vestiditos minifalderos y escotes de infarto, niñas peinadas y pintadas para la ocasión y barcas-taxi que los llevan a todos a las islas desiertas frente a Hvar, donde se organizan fiestas en la playa. Por la mañana, el espectáculo continua pero en sentido inverso…

DIA 07: HVAR

Hoy Jona ha madrugado para conseguir, LOS DOS ÚLTIMOS BILLETES del ferry que mañana nos tiene que llevar a Split. Yo alucino… sitio turístico sin igual, y si no consigues billete, aquí te quedas.

Luego me ha recogido y con la scooter, nos hemos dirigido al centro Viking. Jona me ha debido ver nerviosa y ha decidido hacer el bautizo conmigo y suerte de ello, veréis… En un bautizo, como representa que no sabes nada, el monitor te prepara el equipo, comprueba la botella, el jacket, todo… tú sólo tienes que ponerte el neopreno, y atarte el jacket cuando te lo da.

Al ser bautizo, inflas es jacket, das un paso de gigante desde la orilla y ya estás flotando en el agua. Éramos dos con el monitor y Jona que simplemente me acompañaba. El monitor ha dado la señal para desinflar el jacket y empezar a bajar compensando por la nariz. Cuando tendría un metro y medio de agua sobre mí, al ir a respirar no había aire. Mi acto reflejo ha sido inflar el jacket para subir, pero tampoco había aire… pánico… es lo que ha debido ver Jona en mis ojos porque me ha cogido, ha inflado su jacket y me ha subido a superficie, donde me he puesto a toser como una loca… El monitor ha subido después con el otro alumno. Jona preguntando que qué me pasaba, yo medio jadeando diciéndole que no había aire… me ha girado para comprobar la botella y ohhhhh, sorpresa…. Me habían tirado al agua con la botella cerrada!!!

Después del susto, he intentado bajar otra vez, he visto algún pez y un caballito de mar pero no conseguía compensar, los oídos me dolían, estaba nerviosa y he salido a superficie.

Ante algo así podrían no haberme cobrado la inmersión… pero me han hecho un simbólico descuento con un “lo sentimos”… Vaya experiencia!

Tras comer y ducharnos en el apartamento, hemos cogido la moto hasta Stari Grad, más al este, la ciudad vieja… Nada que ver, cuatro turistas perdidos, tranquilidad… muy diferente a Hvar capital y a la mitad de precio…

DIA 08: HVAR-SPLIT

El ferry a Split zarpa a las 6:35am. Al llegar, hemos conseguido reservar un coche en una agencia minoritaria que no recomiendo por motivos que explicaré en el aeropuerto de Zagrev, pero marcas como Europcar ya no tenían coches disponibles. Aconsejo reservar desde España, pero nosotros teníamos intención de movernos en bus y viendo cómo funciona todo, pues cambiamos de opinión ya en el viaje.

A las 8:30 dejábamos las maletas en la habitación que teníamos reservada en el Old Town Petrova (62euros), y empezábamos el pateo diario al Palacio de Diocleciano, con subida al campanario de la catedral incluida.

A mediodía, fuera del palacio y cerca de nuestro alojamiento, nos hemos comido el plato típico croata, la Pasticana (carne y gnocci) pagando tres veces menos por comer (131kunas los dos).

Por la tarde, hemos decidido pasear hasta los miradores del monte que queda al oeste de la ciudad, desde donde se tienen buenas vistas de la misma.

DIA 09: SPLIT-TROGIR-PN KRKA-SIBENIK

Hemos recogido el coche a primera hora, dejando un depósito de 5000kunas (unos 700euros) y nos hemos dirigido a nuestra primera parada, Trogir.

Esta pequeña ciudad amurallada tiene el mismo encanto del resto de ciudades dálmatas amuralladas con calles estrechas adoquinadas. Un pequeño tentempié tras la subida al campanario (no apto para los que tengan vértigo por la precariedad de sus escalones), para soportar el calor húmedo que nos acompaña.

No lo he comentado, pero casi todo lo que hemos visto pertenece al Patrimonio Mundial de Unesco y es que, son pequeñas maravillas que se han de conservar.

Tras un breve paseo, hemos continuado hacia Sibenik, donde teníamos el alojamiento para la noche en el Appartments Anna por 44euros (el más barato del viaje). Está a dos minutos de una de las entradas al casco antiguo de Sibenik y en la misma salida hacia el Parque Nacional de Krka, a donde nos hemos dirigido a pasar la tarde.

Este parque, como el de Plitvice, debe ser impresionante en época primaveral, cuando debe ir más cargado de agua, aún así, bien vale la pena verlo y incluso bañarse en el primer lago, donde está permitido hacerlo.

Aquí, decir que nos hemos vuelto a sentir un poco estafados pues, justo antes de llegar a Skrandin (el pueblo donde se sitúa el muelle de embarque a una de las entradas), hay una señalización de acceso peatonal al parque con un guarda. Le hemos preguntado si se entraba por allí y nos ha dicho que eran 4kilómetros caminando. Con nuestro espíritu aventurero, hemos decidido caminar… pero al llegar a la zona de los lagos, hemos tenido que pagar la tarifa completa de entrada al parque, la cual incluye el barco que te sube desde Skrandin. Vamos, que te podrían explicar que si quieres, puedes ir caminando pero que igualmente te van a cobrar el transporte que no coges…

La vuelta completa a los lagos, a través de caminos de tierra y pasarelas de madera, son unas dos horas de caminata más, eso sí parando a hacer fotos a la maravilla natural de terrazas y saltos de agua. Tras ella, hemos cogido el ferry que te baja a Skrandin, desde donde hemos tenido que remontar la carretera para recoger el coche y volver a Sibenik.

Ya oscureciendo, nos hemos paseado por otra ciudad amurallada de calles estrechas llenas de escalinatas empedradas de mármol, hasta llegar a la plaza de la catedral, donde hemos cenado al aire libre en una terraza con una copa de buen vino croata.

DIA 10: SIBENIK-PN PLITVICE

En el camino hacia nuestro destino de hoy, el Parque Nacional de Plitvice, hemos pasado sobre el puente de Sibenik, donde realizan saltos de bengee jumping de 40m de altura sobre el río.

Huelga decir que uno de los dos ha saltado y no he sido yo… tuve bastante con el bautizo…

De la carretera, postales para recordar como la parada de bus que veis en la foto, casas ametralladas, casas a medio construir… otra Croacia.

A primera hora de la tarde hemos llegado a destino. Habíamos reservado una habitación en el Hotel Bellevue (74euros) porque está en la misma entrada 2 del parque. Así que, hemos descargado y nos hemos dirigido a la taquilla. Puedes comprar diferentes tipos de entrada dependiendo del número de días y recorridos que quieras hacer. Nosotros hemos comprado la entrada de tarde, suficiente para cubrir el recorrido E (bordear toda la parte superior del parque). Un autobús te sube hasta el punto de partida del recorrido, desde allí son tres horas de caminata por caminos de tierra y pasarelas de madera (similar a Krka) entre lagos, saltos de agua y cascadas. A medio recorrido, un trasbordador te cruza al otro lado para seguir caminando y cuando te das cuenta, apareces en la entrada del parque, junto a tu hotel.

Hemos cenado allí mismo y hemos caído redondos rápidamente.

DIA 11: PN PLITVICE-LJUBLIANA-ZAGREV

Hoy hemos decidido improvisar y no ir directamente a Zagrev, así que nos hemos desviado para cruzar la frontera con Slovenia y poder ver su capital, Ljubljana.

La distancia entre Ljubljana y Zagrev se cubre en poco pues las dos capitales están cerca de la frontera y están comunicadas por una autopista.

Así que, a mediodía comíamos al lado de río en Ljubliana (Slovenia), nos paseábamos por su casco antiguo y subíamos a su castillo y, a las 17:30 aparcábamos en nuestro alojamiento de Zagrev, Apartments & Rooms4you por 56 euros la noche (no está en el centro pero está a 10min. caminando y es verdaderamente agradable).

Hemos ido a la parte antigua para cenar y tomar una copa en la calle de marcha. Mañana tenemos hasta media tarde para visitarla a la luz del día. Tiempo más que suficiente.

DIA 12: ZAGREV-BCN

Último día de otro viaje… cuántos últimos días recuerdo…

Hoy hemos visitado la Ciudad Alta de Zagrev, su casco antiguo. Tras desayunar en una pastelería sacada del centro mismo de Paris (Amelie), al lado de la catedral de la Asunción en la plaza Kaptol, hemos empezado la ruta por el interior de la misma.

Paseando, hemos atravesado la calle de marcha, la cual a luz del día, no tiene nada que ver… locales cerrados y terrazas vacías, para llegar a la iglesia de San Marcos, todo un emblema de la ciudad.

Muy cerca, está la torre de Lotrscak, desde donde cada día se dispara un cañonazo a las 12:00. Desde arriba, se tienen unas vistas generales de toda la capital de Croacia.

Y como colofón de nuestra visita, el colorido mercado de frutas y verduras de Dolac, donde comprar un imán en forma de corazón con un espejo para nuestra amada. Un regalo muy típico cuyo origen se encuentra en la decoración del árbol de navidad, cuando no existían las luces que lo iluminaran.

Como íbamos bien de tiempo, hemos decidido coger el coche para recorrer los alrededores vinícolas de Zagrev y hemos parado a comer en restaurante recomendado de uno de sus pueblos.

Tras la comida, nos hemos dirigido con tiempo al aeropuerto para entregar el coche y aquí viene el porqué no alquilarlo en un renting pequeño.

Las empresas que no tienen mostrador en el aeropuerto, le solicitan a una que sí lo tiene, que se haga cargo de la recepción del coche, en nuestro caso “lastminute”. Así que nos hemos dirigido al mostrador de dicha empresa para devolver el coche. Cuando le hemos explicado dónde lo habíamos alquilado, se ha limitado a decir, “a bien, déjame las llaves y ya esta”. “Cómo que ya está?, tendrás que verificar el estado del coche para que veas que lo devolvemos impecable, tendrás que hacernos el justificante de entrega conforme hemos devuelto el coche dentro del tiempo preestablecido… algo, noooo?”. “No, ese coche no es mío y no tengo porqué daros ningún justificante…”. Vamos, la discusión a durado más de media hora, llamada incluida a la empresa en Split y lo máximo que hemos conseguido es que se mire el coche y nos escriba un papel de su puño y letra sin ningún tipo de sello oficial ni nada. Como comprenderéis la intranquilidad ha sido máxima hasta que, unos seis días después, me han devuelto la fianza, tras varios mails. Así que, Hertz, Avis, Europcar… la que queráis…

Como colofón, Vueling ha tenido un retraso de cinco horas…. Sí, cinco… hemos despegado a las tres de la mañana en vez de a las 10:50, hora prevista. No os podéis imaginar lo tercermundista de la situación: todo un avión hasta los topes, durmiendo por las sillas de una terminal cerrada. Por no haber, no había ni una máquina de agua. Eso sí, el aire acondicionado a toda castaña…. eso que no falte aunque veas que la gente tirita y no sabe ya con qué taparse.

Otros años ya estaría planeando el siguiente viaje, leyendo guías y montando rutas… este año se acaba esta etapa y empieza otra, pero la intención es seguir soñando hasta que pueda volver a subirme a un avión que me lleve a otro destino de los tantos que me faltan por ver.

Anuncios

Acciones

Information

One response

16 12 2012
ISABEL

Que buena memoria tienes!!!… hacía días que esperaba tu escrito de vacaciones, y aquí está. Aunque no es China también tuvo sus emociones,… abejas gigantes… cinco horas tirando de maletas… y … un casi…que me muero!!! y además sin tragar agua. Yo sé que un día u otro conseguiras China, Tanzania y lo que te propongas. Incluso aprobar el curso de buzeo je, je, je… esta es mi chica!!!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: