2012, Croacia (Dalmacia, Plitvice y Zagrev)

24 11 2012

Este año, había montado toda una ruta por China, uno de mis sueños junto a Tanzania, pero circunstancias de la vida hicieron que buscara un destino más cercano y, en teoría, más económico. Y digo en teoría porque la verdad, Croacia y en especial Dalmacia, en pleno mes de Agosto y invadida por hordas de turistas, es de todo menos barata. En Barcelona puedes dormir más barato, comer más barato y moverte más fácilmente y en general, se trata mejor al turista. Y sé que mis comentarios despertarán la contra de mucha gente que vino encantada de Croacia, pero no sé, no viajarían en temporada más que alta, no viajarían por su cuenta, o simplemente escogieron mejor…

DIA 01: BCN-DUBROVNIK

 Volamos con Vueling de Barcelona a Dubrovnik. En la misma terminal puedes cambiar de euros a kunas (7-7,5kunas por euro) y comprar los billetes del autobús Atlas que te lleva a Pile, la entrada al casco antiguo, por 35kn por persona. El trayecto de 20km se hace eterno pues es la típica carretera de costa colapsada, como podrían ser las costas del Garraf.

Una vez en Pile y si uno no tiene el hospedaje en el centro  (y no digo hotel, pues aquí se estila dormir en una “sobe”, habitaciones en casas), se puede tomar un taxi fácilmente. Nosotros habíamos reservado una habitación con baño privado (porque para mí, el baño es sagrado) en la zona del puerto, pensando en la proximidad para tomar el ferry a nuestro próximo destino. El trayecto del centro al puerto es un precio fijo de 70kunas (y hablamos de 5minutos en un país que nos venden como barato… ahí es nada).

Para que vayáis comparando, nuestra habitación con baño y cocina en la zona del puerto costaba 70euros la noche, pero os lo recomiendo (Miljas appartments).

Dada la hora, salimos a cenar por el mismo puerto, en el que hay más bien, poco movimiento. Una ensalada costó unos 10euros. Sobran los comentarios.

DIA 02: DUBROVNIK

Para este día en Dubrovnik, habíamos reservado una inmersión en Blue Planet para Jona al pecio del Taranto, un carguero italiano hundido en 1943 por una mina acuática, que descansa frente a las costas de Dubrovnik. Dado que se encuentra a más de 40m y por sus condiciones, se solicita la titulación de Dive Master para poder bajar. Así que yo disfruté del sol y las aguas cristalinas color turquesa de la costa dálmata, mientras él bajaba a las profundidades.

Comimos en nuestra habitación y a las 15:00 ya estábamos comprando las entradas para rodear las famosas murallas del casco antiguo. Una vuelta completa, haciendo fotos y subiendo a la torre, no llega a dos horas, de las que disfrutas de todas las perspectivas posibles de los tejados de Dubrovnik, los cuales, reconstruidos o no, forman una impresionante vista.

El calor insoportable y la cantidad de turistas para espantar una manada de leones hambrientos, hace que tengas ganas de levantar una de sus calles adoquinadas en mármol para esconderte debajo y no te deja disfrutar a gusto de sus recovecos, y escalinatas que suben y bajan por doquier, pero en fin, es lo que tiene viajar en agosto…

Un buen colofón de la visita, consiste en coger el cablecar que te sube 400metros por encima del centro, para ver Dubrovnik justo con la luz bonita del atardecer, esa que da unos tonos dorados que potencian cualquier foto que uno pueda tomar.

DIA 03: DUBROVNIK-MLJET

Nuestro siguiente destino era Polace en la isla de Mljet, a la que se llega mediante un ferry que sale una vez al día a las 9:15 de la mañana desde el puerto. Los billetes no se pueden comprar con antelación, así que, si te quedas sin, no viajas y ya está.

Esto implica hacer una cola de muy señor nuestro desde las 6:00 de la mañana (fuimos los primeros, pues así nos lo aconsejaron los lugareños que han visto a más de un turista quedarse en tierra teniendo la reserva en Mljet). Los de agencia no pasan por esto, ya que los guías hacen cola por ellos, y ellos aparecen tranquilamente sobre las 9:00. Abren el chiringuito de venta sobre las 8:00 por la ventanilla que les parece bien, cosa que los listos (principalmente italianos) aprovechan para colarse mientras tú, que llevas dos horas sentado en el suelo del puerto, te indignas con el trato recibido. A los perros los tratan mejor.

A las 9:00 subimos al ferry, el Melita los que vamos a Polace, el Nona Ana todos los demás destinos.

Una vez en Polace, vemos que el pueblo es una sola calle de un solo sentido (y han de pasar en los dos) que da directamente sobre el mar. Sólo hay “rooms” y restaurantes, los cuales han hecho plataformas de madera sobre el mar para montar sus terrazas, sobre las que atracan directamente los yates, una vez más, de italianos.

Aquí, reservé lo único que había disponible, el X-rooms Mljet, al módico precio de 80euros la noche por una habitación con baño sin perchas, ni toalla para el suelo del baño que se inunda cuando te duchas, con manchas de mosquitos por las paredes, con las bombillas colgando, con el espejo del baño apoyado sobre el toallero,… vamos, la casa de los horrores, en la que se quieren quedar tu pasaporte y cuando te niegas te obligan a pagar por adelantado y no te dan el comprobante que lo demuestra. Como veis recomendable…

Escogí Polace y no Pomena por la entrada al Parque Natural de Mljet, así que nos dirigimos a las taquillas para poder acceder. Jona quería ir en bicicleta pero una pareja con la que coincidimos comprando las entradas, venían quemadísimos con el timo de las dos ruedas. Veréis, te dicen que los lagos están a unos 2km, lo que no te dicen es que son cuesta arriba, con lo que ves a la mayoría de gente andando empujando la bici… Lo mejor es subir con el jeep, incluido en la entrada al parque y, una vez arriba, en la confluencia entre los dos lagos y ya en plano, alquilar la bici para dar toda la vuelta. Allí mismo, hay una playa donde tomar el sol y bañarse y unos merenderos por si se quiere pasar el día. Para bajar, se puede optar por caminar o volver con el mismo jeep que nos subió.

En Mljet pagamos el gusto y las ganas por cenar pescado, y por probar un chupito de típico aguardiente, a escoger entre šljivovica, travarica o lozovača. Te deja ligero, ligero…

DIA 04: MLJET

Hoy a las 9:00, hemos alquilado una scooter a 29euros/día para poder recorrer la isla. A las 9:30 debíamos estar en Pomena, en el centro Aquatica, para que Jona pudiera hacer una inmersión a un pecio romano del sIII. Vaya timo de la estampita, primero chulos y prepotentes y después, le han llevado donde les ha dado la gana, porque del pecio, nada de nada… Vamos, que si alguien quiere hacer submarinismo, no vale la pena que pague por hacerlo aquí.

Hemos comido en Pomena rodeados de abejas, pues Mljet, viene de Melita, Miel, nombre que le pusieron los romanos por la cantidad de abejas que la habitan. Y no se parecen a Maya, no, estas son enormes… tipo país tropical. Eso sí, ha sido la primera vez que hemos comido un menú, a precio menú catalán, algo es algo.

Por la tarde, hemos decidido ir hacia el este de la isla para visitar la cueva de Ulises (Odisseu’s Cave) donde cuenta la leyenda que la ninfa Calypso tuvo atrapado a Ulises durante siete años. El primer tramo de bajada es un paseo al sol, el segundo tramo, yo no me he atrevido a bajarlo, parecía más bien un descenso de barranco. Hemos visto como los barcos se acercan desde el mar, bajan las barcas y estas aparecen por dentro de la cueva, donde hay una playa natural. Es una opción más segura.

Volviendo a Polace, hemos tenido que parar alucinados con un yate enorme que tenía un helicóptero en cubierta… qué mal repartido está el mundo…

DIA 05: MLJET-KORKULA

Hoy tocaba de nuevo hacer cola, pero sin madrugar tanto, ya que debíamos coger el ferry a Korkula, en la isla del mismo nombre. Los billetes para el Nona Ana (GV Line) se compran al lado de información turística, frente al muelle. El ferry sale a las 11:05 y el trayecto dura 45minutos.

Al llegar a Korkula, lo haces por el puerto este, donde tienes información. Allí preguntamos dónde comprar los billetes para Hvar del día siguiente y gracias a dios, porque estos se venden en el puerto oeste la tarde anterior a la salida, entre las 19 y las 20. Hoy nos iba a tocar doble cola…

Encontramos nuestro apartamento más que recomendable en una de las callejuelas de la ciudad amurallada (Marco Polo Appartments) a 70euros la noche. Como veis seguimos la tónica de precios. Descargamos y nos fuimos a comer en una de las terrazas de los miles de restaurantes que rodean las murallas con vistas sobre el mar.

Tras la comida, un paseo por sus calles, una subida a la torre de la iglesia desde donde se ve la casa de Marco Polo y la compra de entradas para ver el espectáculo de la Danza Moreshka de la Espada (100kunas por persona) y como no, a las 18 haciendo una cola tremenda para conseguir billetes a Hvar. Conocimos una pareja de Barcelona que opinaba lo mismo que nosotros, Croacia no es barato y el turista de a pie (no el de yate) no es demasiado bien tratado, a parte las innumerables colas para conseguir billetes de ferry, porque sólo hay uno al día…

Después de cenar nos dirigimos al espectáculo similar a nuestros moros y cristianos con una mezcla de “ball de bastons”. Comentar que, te sientes un poco estafado cuando has pagado por ver el espectáculo y mucha gente lo ve gratis desde la torre Revelin.

DIA 06: KORKULA-HVAR

El madrugón de hoy ha sido monumental ya que, a las 5:30 debíamos estar en el muelle oeste para subir al “Krillo” destino Hvar, eso sí, billetes en mano.

Llegábamos al puerto de Hvar a las 7:30. Sólo decir que hemos cargado las maletas durante 5horas, porque el número de teléfono del apartamento (Apartments Divkovic per 50euros) que Booking tenía en su página, estaba equivocado y cuando he llamado molesta porque allí no había nadie, no encontraba a nadie y el apartamento parecía a medio construir y estaba donde Cristo perdió la alpargata, me ha tocado el respondón de turno que, lejos de solucionar nada, se me ha puesto chulo. Primera vez que me pasa. Cuatro horas después, hemos vuelto a llamar y esta vez, una chica amable ha verificado que su número estaba mal, ha llamado a los propietarios, los cuales nos han recogido y nos han acomodado a las 12:30. Digamos que ya estábamos hartos de Hvar y todavía no habíamos empezado…

Hemos alquilado otra scooter para recorrer Hvar durante los dos días que tenemos aquí y hemos bajado con ella para visitar la ciudad y sus calles llenas de escaleras y empedrados de mármol (la tónica general de todas las ciudades dálmatas), para después subir a la fortaleza desde donde se tienen unas magníficas vistas. Desde allí, hemos conducido unos kilómetros hasta el centro de buceo Viking, para reservarme un bautizo para mí aprovechando que me estoy sacando el Open. Es un bonito sitio para probar de aguas cristalinas color turquesa y unos cuatro-cinco metros de profundidad. Me he dicho: “tu puedes”. Mañana veremos.

De noche, la flor y la nata de los adolescentes está aquí buscando la marcha: taconazos, vestiditos minifalderos y escotes de infarto, niñas peinadas y pintadas para la ocasión y barcas-taxi que los llevan a todos a las islas desiertas frente a Hvar, donde se organizan fiestas en la playa. Por la mañana, el espectáculo continua pero en sentido inverso…

DIA 07: HVAR

Hoy Jona ha madrugado para conseguir, LOS DOS ÚLTIMOS BILLETES del ferry que mañana nos tiene que llevar a Split. Yo alucino… sitio turístico sin igual, y si no consigues billete, aquí te quedas.

Luego me ha recogido y con la scooter, nos hemos dirigido al centro Viking. Jona me ha debido ver nerviosa y ha decidido hacer el bautizo conmigo y suerte de ello, veréis… En un bautizo, como representa que no sabes nada, el monitor te prepara el equipo, comprueba la botella, el jacket, todo… tú sólo tienes que ponerte el neopreno, y atarte el jacket cuando te lo da.

Al ser bautizo, inflas es jacket, das un paso de gigante desde la orilla y ya estás flotando en el agua. Éramos dos con el monitor y Jona que simplemente me acompañaba. El monitor ha dado la señal para desinflar el jacket y empezar a bajar compensando por la nariz. Cuando tendría un metro y medio de agua sobre mí, al ir a respirar no había aire. Mi acto reflejo ha sido inflar el jacket para subir, pero tampoco había aire… pánico… es lo que ha debido ver Jona en mis ojos porque me ha cogido, ha inflado su jacket y me ha subido a superficie, donde me he puesto a toser como una loca… El monitor ha subido después con el otro alumno. Jona preguntando que qué me pasaba, yo medio jadeando diciéndole que no había aire… me ha girado para comprobar la botella y ohhhhh, sorpresa…. Me habían tirado al agua con la botella cerrada!!!

Después del susto, he intentado bajar otra vez, he visto algún pez y un caballito de mar pero no conseguía compensar, los oídos me dolían, estaba nerviosa y he salido a superficie.

Ante algo así podrían no haberme cobrado la inmersión… pero me han hecho un simbólico descuento con un “lo sentimos”… Vaya experiencia!

Tras comer y ducharnos en el apartamento, hemos cogido la moto hasta Stari Grad, más al este, la ciudad vieja… Nada que ver, cuatro turistas perdidos, tranquilidad… muy diferente a Hvar capital y a la mitad de precio…

DIA 08: HVAR-SPLIT

El ferry a Split zarpa a las 6:35am. Al llegar, hemos conseguido reservar un coche en una agencia minoritaria que no recomiendo por motivos que explicaré en el aeropuerto de Zagrev, pero marcas como Europcar ya no tenían coches disponibles. Aconsejo reservar desde España, pero nosotros teníamos intención de movernos en bus y viendo cómo funciona todo, pues cambiamos de opinión ya en el viaje.

A las 8:30 dejábamos las maletas en la habitación que teníamos reservada en el Old Town Petrova (62euros), y empezábamos el pateo diario al Palacio de Diocleciano, con subida al campanario de la catedral incluida.

A mediodía, fuera del palacio y cerca de nuestro alojamiento, nos hemos comido el plato típico croata, la Pasticana (carne y gnocci) pagando tres veces menos por comer (131kunas los dos).

Por la tarde, hemos decidido pasear hasta los miradores del monte que queda al oeste de la ciudad, desde donde se tienen buenas vistas de la misma.

DIA 09: SPLIT-TROGIR-PN KRKA-SIBENIK

Hemos recogido el coche a primera hora, dejando un depósito de 5000kunas (unos 700euros) y nos hemos dirigido a nuestra primera parada, Trogir.

Esta pequeña ciudad amurallada tiene el mismo encanto del resto de ciudades dálmatas amuralladas con calles estrechas adoquinadas. Un pequeño tentempié tras la subida al campanario (no apto para los que tengan vértigo por la precariedad de sus escalones), para soportar el calor húmedo que nos acompaña.

No lo he comentado, pero casi todo lo que hemos visto pertenece al Patrimonio Mundial de Unesco y es que, son pequeñas maravillas que se han de conservar.

Tras un breve paseo, hemos continuado hacia Sibenik, donde teníamos el alojamiento para la noche en el Appartments Anna por 44euros (el más barato del viaje). Está a dos minutos de una de las entradas al casco antiguo de Sibenik y en la misma salida hacia el Parque Nacional de Krka, a donde nos hemos dirigido a pasar la tarde.

Este parque, como el de Plitvice, debe ser impresionante en época primaveral, cuando debe ir más cargado de agua, aún así, bien vale la pena verlo y incluso bañarse en el primer lago, donde está permitido hacerlo.

Aquí, decir que nos hemos vuelto a sentir un poco estafados pues, justo antes de llegar a Skrandin (el pueblo donde se sitúa el muelle de embarque a una de las entradas), hay una señalización de acceso peatonal al parque con un guarda. Le hemos preguntado si se entraba por allí y nos ha dicho que eran 4kilómetros caminando. Con nuestro espíritu aventurero, hemos decidido caminar… pero al llegar a la zona de los lagos, hemos tenido que pagar la tarifa completa de entrada al parque, la cual incluye el barco que te sube desde Skrandin. Vamos, que te podrían explicar que si quieres, puedes ir caminando pero que igualmente te van a cobrar el transporte que no coges…

La vuelta completa a los lagos, a través de caminos de tierra y pasarelas de madera, son unas dos horas de caminata más, eso sí parando a hacer fotos a la maravilla natural de terrazas y saltos de agua. Tras ella, hemos cogido el ferry que te baja a Skrandin, desde donde hemos tenido que remontar la carretera para recoger el coche y volver a Sibenik.

Ya oscureciendo, nos hemos paseado por otra ciudad amurallada de calles estrechas llenas de escalinatas empedradas de mármol, hasta llegar a la plaza de la catedral, donde hemos cenado al aire libre en una terraza con una copa de buen vino croata.

DIA 10: SIBENIK-PN PLITVICE

En el camino hacia nuestro destino de hoy, el Parque Nacional de Plitvice, hemos pasado sobre el puente de Sibenik, donde realizan saltos de bengee jumping de 40m de altura sobre el río.

Huelga decir que uno de los dos ha saltado y no he sido yo… tuve bastante con el bautizo…

De la carretera, postales para recordar como la parada de bus que veis en la foto, casas ametralladas, casas a medio construir… otra Croacia.

A primera hora de la tarde hemos llegado a destino. Habíamos reservado una habitación en el Hotel Bellevue (74euros) porque está en la misma entrada 2 del parque. Así que, hemos descargado y nos hemos dirigido a la taquilla. Puedes comprar diferentes tipos de entrada dependiendo del número de días y recorridos que quieras hacer. Nosotros hemos comprado la entrada de tarde, suficiente para cubrir el recorrido E (bordear toda la parte superior del parque). Un autobús te sube hasta el punto de partida del recorrido, desde allí son tres horas de caminata por caminos de tierra y pasarelas de madera (similar a Krka) entre lagos, saltos de agua y cascadas. A medio recorrido, un trasbordador te cruza al otro lado para seguir caminando y cuando te das cuenta, apareces en la entrada del parque, junto a tu hotel.

Hemos cenado allí mismo y hemos caído redondos rápidamente.

DIA 11: PN PLITVICE-LJUBLIANA-ZAGREV

Hoy hemos decidido improvisar y no ir directamente a Zagrev, así que nos hemos desviado para cruzar la frontera con Slovenia y poder ver su capital, Ljubljana.

La distancia entre Ljubljana y Zagrev se cubre en poco pues las dos capitales están cerca de la frontera y están comunicadas por una autopista.

Así que, a mediodía comíamos al lado de río en Ljubliana (Slovenia), nos paseábamos por su casco antiguo y subíamos a su castillo y, a las 17:30 aparcábamos en nuestro alojamiento de Zagrev, Apartments & Rooms4you por 56 euros la noche (no está en el centro pero está a 10min. caminando y es verdaderamente agradable).

Hemos ido a la parte antigua para cenar y tomar una copa en la calle de marcha. Mañana tenemos hasta media tarde para visitarla a la luz del día. Tiempo más que suficiente.

DIA 12: ZAGREV-BCN

Último día de otro viaje… cuántos últimos días recuerdo…

Hoy hemos visitado la Ciudad Alta de Zagrev, su casco antiguo. Tras desayunar en una pastelería sacada del centro mismo de Paris (Amelie), al lado de la catedral de la Asunción en la plaza Kaptol, hemos empezado la ruta por el interior de la misma.

Paseando, hemos atravesado la calle de marcha, la cual a luz del día, no tiene nada que ver… locales cerrados y terrazas vacías, para llegar a la iglesia de San Marcos, todo un emblema de la ciudad.

Muy cerca, está la torre de Lotrscak, desde donde cada día se dispara un cañonazo a las 12:00. Desde arriba, se tienen unas vistas generales de toda la capital de Croacia.

Y como colofón de nuestra visita, el colorido mercado de frutas y verduras de Dolac, donde comprar un imán en forma de corazón con un espejo para nuestra amada. Un regalo muy típico cuyo origen se encuentra en la decoración del árbol de navidad, cuando no existían las luces que lo iluminaran.

Como íbamos bien de tiempo, hemos decidido coger el coche para recorrer los alrededores vinícolas de Zagrev y hemos parado a comer en restaurante recomendado de uno de sus pueblos.

Tras la comida, nos hemos dirigido con tiempo al aeropuerto para entregar el coche y aquí viene el porqué no alquilarlo en un renting pequeño.

Las empresas que no tienen mostrador en el aeropuerto, le solicitan a una que sí lo tiene, que se haga cargo de la recepción del coche, en nuestro caso “lastminute”. Así que nos hemos dirigido al mostrador de dicha empresa para devolver el coche. Cuando le hemos explicado dónde lo habíamos alquilado, se ha limitado a decir, “a bien, déjame las llaves y ya esta”. “Cómo que ya está?, tendrás que verificar el estado del coche para que veas que lo devolvemos impecable, tendrás que hacernos el justificante de entrega conforme hemos devuelto el coche dentro del tiempo preestablecido… algo, noooo?”. “No, ese coche no es mío y no tengo porqué daros ningún justificante…”. Vamos, la discusión a durado más de media hora, llamada incluida a la empresa en Split y lo máximo que hemos conseguido es que se mire el coche y nos escriba un papel de su puño y letra sin ningún tipo de sello oficial ni nada. Como comprenderéis la intranquilidad ha sido máxima hasta que, unos seis días después, me han devuelto la fianza, tras varios mails. Así que, Hertz, Avis, Europcar… la que queráis…

Como colofón, Vueling ha tenido un retraso de cinco horas…. Sí, cinco… hemos despegado a las tres de la mañana en vez de a las 10:50, hora prevista. No os podéis imaginar lo tercermundista de la situación: todo un avión hasta los topes, durmiendo por las sillas de una terminal cerrada. Por no haber, no había ni una máquina de agua. Eso sí, el aire acondicionado a toda castaña…. eso que no falte aunque veas que la gente tirita y no sabe ya con qué taparse.

Otros años ya estaría planeando el siguiente viaje, leyendo guías y montando rutas… este año se acaba esta etapa y empieza otra, pero la intención es seguir soñando hasta que pueda volver a subirme a un avión que me lleve a otro destino de los tantos que me faltan por ver.

Anuncios




2010, Ruta por Escandinavia hasta Cabo Norte

26 06 2010

DIA 1: BARCELONA-OSLO

Después de un par de días en los que la ley de Murphy se ha impuesto radicalmente, hoy no podía simplemente irse también de vacaciones como nosotros…

El día ha empezado con Fa deshaciendo el camino y volviendo a Vilanova a buscar ciertas cosillas (bastantes) que ayer se olvidó de recoger.

A las 11:00 estábamos ya despidiéndonos de mis padres en el Prat y en poco más de 20 minutos, haciendo una cola de más de una hora para que la “linda” y muy lenta azafata nos dijera que teníamos que volar por separado.

Después de pasar el control y verificar la puerta de embarque, el piloto ha salido a explicar que, debido a una huelga de controladores aéreos franceses, el avión saldría con unas dos horitas de nada de retraso…

Bueno, resignación…

Finalmente, aterrizábamos en Oslo sobre las 18:15. Cambio de divisas y tren expres hacia Oslo Central S. Cinco minutos arrastrando la maleta y estábamos en el hotel.

Está genialmente ubicado, a cinco minutos de todo: el City Hall y el puerto, la catedral y la Karl Johan’s gate… pero para ser un cuatro estrellas, está un pelín viejo. La chica de la recepción, toda una monada como la mayoría de chicas aquí, nos ha cambiado la habitación cuando he bajado a explicarle que nuestra cisterna perdía agua. Ha querido quedar bien y nos ha dado una suite por el mismo precio. Empieza a ser costumbre que nos mejoren las condiciones de los hoteles que reservamos: bien!.

Nos hemos limitado a buscar un sitio donde cenar esperando que no fuera demasiado caro pero, desde luego se nota que estamos en el país más caro del mundo (según parece por delante de Japón) ya que hemos pagado unos 85euros por una ensalada y una hamburguesa. Ummmmmm!!!

Después, nos hemos dado un paseo por la Karl Johan’s Gate de un extremo al otro hasta el Palacio Real haciendo cuatro fotos, esperando una puesta de sol… Ilusa! A las 11:00 todavía parecía un día gris.

Y, visto lo visto… a dormir que mañana toca  a las 7:00.

DIA 2: OSLO

Hoy hemos comprado el city pass 24 horas que te permite acceso ilimitado al transporte público (bus, tram, metro y transbordadores) y entrada gratuita a atraciones y museos de la ciudad. És una buenísima elección pues por unos 34euros cada uno, nos hemos movido todo el día y hemos visto el Akershus Slott, el Folk Museum y el Viking Museum. Por separado, nos hubiéramos dejado el doble.

A las 9:00 estábamos visitando solos el City Hall y la sala donde se entragan los Nobel. Salíamos ya, cuando llegaban los primeros grupos de turistas en masa.

De ahí, nos hemos ido al Akershus Fortress que desgraciadamente estaba en obras y, por tanto, llena de andamios.

Después, un tentempié en una típica cafetería del puerto y una travesía en barco hasta el barrio del Bygdoy.

Allí, nos hemos dado un paseo por el Folk Museum. Es un museo al aire libre de construcciones tradicionales noruegas en madera. Son las originales, desmontadas, trasladadas y conservadas aquí para poder visitarlas. La joya de la corona: la Stavkirke del 1200dC.

Después, nos hemos dirigido al Vinkingsmuseum para ver los barcos que se conservan de aquella época, rescatados de los túmulos funerarios en los que servían para ayudar al difunto a cruzar al “otro lado”.

De vuelta al puerto, nos hemos sentado en una terraza a comer.

Los noruegos son muy diferentes a lo que imaginaba: les encanta charlar en las terrazas como haríamos los que nacimos en países mediterráneos y, su amabilidad y educación son impresionantes. Frialdad cero: muy y muy alejados del recuerdo que nos dejaron los altivos holandeses (lo más al norte que habíamos estado).

Después del parón, hemos cogido el tram hasta el Vigeland’s park. Me ha recordado al jardín, fontana y mirador del palacio de Schonbrun en Viena. Vigeland fue el escultor de las estatuas que decoran este parque, homenaje al ser humano, su cuerpo desnudo y sus relaciones. Un bonito sitio, un bonito cielo llenos de nubes y azules.

De vuelta a la Karl Johan’s gate, tormenta de verano. 5 minutos y todo gris otra vez. Creo que vuelvo a quedarme sin pseudo puesta de sol.

Nos vamos a cenar así que, hasta mañana!

DIA 3: OSLO-BERGEN

Finalmente, después de una cena en un tipico restaurante de Cristiania Torv, paseamos hasta la Opera, un edificio moderno de vidrio, mármol blanco y madera, bañado por una puesta de sol rosada.El anochecer fue mejor de lo que parecía, pero como nos habían dicho: “aquí estás en verano y a los cinco minutos vuelves al pleno otoño”. El cielo cambia en cuestión de segundos.

Volviendo al hotel, nos cruzamos con mogollón de chilenos celebrando el Mundial así que preguntamos, temiendo lo peor y no. España había ganado pero ellos celebraban que habían pasado en segundo lugar. El matrimonio con el que hablamos salió de Chile hacía ya 22 años buscando una vida mejor y ya se habían nacionalizado noruegos, pero su sentimiento continuaba chileno por como celebraban en plena calle de Oslo.

Esta mañana hemos ido a recoger el coche a la Hertz y, para nuestra sorpresa, en vez de darnos un Ford Focus, nos han dado un Volvo V50 por el mismo precio. Todo tiene una explicación y, es que el coche en cuestión está matriculado en Suecia y por tanto, les sale gratis devolverlo a su lugar de origen. Para nosotros mucho mejor también!.

Hoy el día a transcurrido en ruta pero qué ruta!. Unos paisajes impresionantes entre fiordos, pueblecitos de madera y vegetación. Cascadas por doquier y cumbres todavía nevadas nos indican que estamos en el deshielo pero que el frío todavía se mantiene.

Hubiera parado muchas veces a hacer fotos pero el trayecto hasta Bergen era largo. Durante todo el camino, hemos entrado y salido de una infinidad de túneles, desde el más corto de 63m al más largo de 11km. Algunos eran un autèntico bucle bajando en espiral por el interior de la montaña hasta el otro lado. Algunos tan estrechos que necesitan de semaforización. Algunos sirven de atajo a las ovejas que pastan libres y deciden “viajar” al otro lado (nos hemos tenido que parar en el interior de uno de ellos pues estaba colapsado de borreguitos blancos un tanto descontrolados).

En fin, sobre las 17:15 llegábamos a Bergen. El hotel, simplemente precioso, situado al lado de las típicas casitas del barrio pesquero de Bryggen. Nos hemos dado un paseo y hemos cogido el cremallera Floybanen para tener unas vistas de la bahía desde la cima de la colina.

El trípode no sólo está sirviendo para lo que tiene que servir sino que nos ha permitido tener fotos juntos. Todo un logro!

Hemos cenado en un thai pues el buffet libre gratuito del hotel estaba plagado de “alergógenos fabrianos”: una pena pues lo de “gratis” sonaba bien. El thai no ha resultado mucho mejor y además ha sido pagando…

En definitiva y hasta el momento, las expectativas se van cumpliendo y este es un país precioso!

DIA 4: BERGEN-FJAERLAND

Dejamos Bergen a las 8:40 de la mañana destino final Fjaerland. No eran muchos kilómetros pero las carreteras aquí parecen estar pensadas para disfrutar del paisaje y desde luego no correr: estrechas, llenas de animales, buses de cara…

Las imágenes que merecerían ser fotografiadas, aparecen y desaparecen por cientos pero también es difícil parar: tampoco hay arcén. Desde el coche en marcha y con la compacta tiro un par de fotografías a un reflejo perfecto de la orilla. Parece que la tierra se invierta. Espero encontrar la oportunidad de fotografiarlo tranquilamente.

Tenemos prisa pues no hemos calculado bien la distancia y si queremos aprovechar el día, deberíamos coger el tren de Flam a Myrdal a las 11:00. El siguiente no pasa hasta una hora y veinte después.

Llegamos con cinco minutos de antelación, volamos del coche, compramos los billetes y a disfrutar de un trayecto de ida y vuelta de dos hora por la que dicen que es una de las subidas en tren más expectaculares que hay.

En el camino, el tren se detiene para que fotografiemos una immensa catarata que todo sea dicho de paso, no pone una tanto mojadas a mi y a la cámara. Alguna foto se ha de borrar porque el filtro está lleno de gotas!

A estas alturas, creo que bautizaré a este país como el de las mil y una cataratas.

De vuelta al coche, seguimos camino hacia la iglesia escandinava de Urnes, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1979. Tras cruzar un túnel de 24km y uno de los brazos del Sognefjorden en transbordador, una explicación en inglés de más de media hora, te deja maravillado ante la pequeña iglesia de madera y su simbologia vikinga.

Este fiordo és el más largo y profundo de Noruega. Las granjas rojas y amarillas y los campos de decenas de tonalidades verdes se reflejan en sus aguas. Las carreteras que los bordean son una maravilla (tanto como estrechas).

Sobre las 19:15 llegamos a Fjaerland donde tenemos reservada una cabaña en el Boyum camping. Salimos a cenar a los pies del glaciar de Jostedalsbreen y nos encontramos que cierran a las 20:00, por lo que tenemos que buscar otro sitio, no sin antes ver que la lengua de hielo azul del glaciar se ha retirado mucho. Aún así, las excursiones guiadas tienen que ser impresionantes.

De milagro nos dan de cenar en el hotel Mundal, un plato del menú a base de bacalao y patatas. Nos han visto cara de hambrientos y no nos han podido decir que no. No tenemos internet así que descargamos las fotos y a dormir.

DIA 5: FJAERLAND-ANDALSNES

Hemos desayunado en la cabaña lo que ayer compramos. Recogida general y fregoteo del suelo y estábamos en marcha a las 8:30.

Nos hemos acercado a ver la otra lengua del graciar que se ve desde Fjaerland y nos ha venido de segundos pues, nada más disparar la última foto ha empezado a llover de verdad. Otra cosa que tiene este país es que, ahora hace un sol espatarrante y al girarte (o lo que es lo mismo, pasar un túnel) está nublado o lloviendo. Increible.

Hoy hemos pasado dos fiordos más con sus respectivos “puertos de montaña”. El Nordfjord que baña Stryn y el Geirangerfjord a los pies de Geiranger.

Entre Stryn y Geiranger hemos cogido la Rv15, una preciosa, estrecha, empinada y sinuosa carretera que sube hasta 1500m por encima del fiordo al punto conocido como Dalsnibba. Todo este trayecto lo hemos hecho con sol. Ha sido hacer la última foto y empezar a bajar que ha vuelto a llover a cántaros.

Habíamos descartado hacer el trayecto en ferry entre Hellesylt y Geiranger para ver desde dentro el fiordo y, con semejante chaparrón, lo hemos agradecido.

En Geiranger hemos parado a comer y al salir, maravilloso sol de nuevo. El tiempo nos acompaña, pues la carretera de la tarde la Rv63, no tenía nada que envidiarle a la de la mañana ni por dificultad ni por preciosa. Esta va desde Geiranger hasta Andalsnes en dos tramos separados por uno de los brazos del Geirangerfjord que debe pasarse en ferry.

El primer tramo se conoce como la carretera del Águila y tiene un mirador sobre el fiordo. El segundo tramo se conoce como la senda de los Trolls y, a parte de las impresionantes vistas al nuevo valle, tiene una catarata que cae 180m. Aquí puedes volverte loco haciendo fotos. Podrías pasarte días y días y encontrar siempre algo nuevo que fotografiar.

Al llegar al valle, teníamos esperandonos otra cabaña en el Trollstigen resort y esta sí, con wi-fi.

Mañana nos vemos en Trondheim, dejamos atrás la región de los fiordos que tanto nos ha impresionado a los dos.

DIA 6: ANDALSNES-TRONDHEIM

Hoy el dia ha amanecido soleado y cálido. Después del desayuno y el pertinente fregoteo de la cabaña, conseguíamos salir del Trollstigen resort sobre las 8:50.

Si todavía no lo hemos dicho, no hemos visto anochecer en los 6 días que llevamos aquí. El sol baja y parece la tarde pero son las 23:00 y a las 7:00, cuando nos despertamos, la luz es de pleno día. Ahora bien, pero en invierno debe ser terrible estar siempre a oscuras.

Hoy hemos tomado la carretera que trancurre paralela a línia férrea entre Andalsnes y Dombas. Un bonito paisaje que se ha ido transformando desde las paredes verticales del Trollsveggen y las múltiples cascadas, hasta un valle con un río serpenteante que alimenta verdes campos de cultivo, al bosque de coníferas hasta llegar a la entrada de Trondheim.

Trondheim parece una ciudad con bastante más actividad de lo que hasta ahora habíamos visto (es la tercera ciudad de Noruega). Su antiguo centro de naves industriales del siglo pasado en ladrillo rojo al lado del río Nidelva, han sido restauradas con un estilo contemporáneo y algo chic para convertirse en restaurantes y locales de moda. Los edificios de viviendas parecen sacados de una revista de arquitectura. Nuestro hotel sigue la tendencia de la zona: nos ha encantado.

Antes de llegar, nos habíamos acercado al dealer de HD donde Fabry ha conseguido su preciado pin y me ha regalado una gorra estilo parisino.

Una vez aquí, hemos salido a caminar. No te puedes perder. Todo está a 10minutos de cualquier parte y las calles siguen casi una cuadrícula.

Hemos entrado en la Nidarosdomen (la catedral de Nidaro, antiguo nombre de Trondheim) donde deben encontrarse los restos de Olaf el Santo, rey vikingo que acercó el cristianismo a toda Noruega y, hemos subido a su torre por estrechos y empinados peldaños para tener una vista general de la ciudad.

Hemos vuelto al hotel por el Bryggen, zona de antiguos almacenes de madera sobre el río Midelva y por el barrio de casitas bajas que se encuentra a sus espaldas. Esto recuerda a Bergen.

Para cenar hemos tenido por fin suerte y hemos encontrado un italiano con auténticos napolitanos cocinando! Un homenaje con una botellita de vino (aquí el alcohol es prohibitivo), España pasó a cuartos y al hotel que hay que dormir un rato.

DIA 7: TRONDHEIM-MO I RANA

A las 8:30 estábamos ya en carretera, destino Mo i Rana.

Era un día de aquellos sin pena ni gloria pues, no había paradas durante el trayecto y Mo i Rana no tenía nada de especial. Habíamos pensado ir a visitar la Gronligrotten (una cueva con un río subterráneo a unos 20km de Mo i Rana) i el Svartisen (el segundo glaciar más grande de Noruega a unos 30km).

Con esa intención, nos plantábamos en la guest House que teníamos reservada en Mo i Rana sobre las 15:40. De allí nos dirigíamos al punto de información para saber cómo llegar, pues las guías no lo indicaban.

Nuestro gozo en un pozo y como dijo Fa: “Mo i Rana nos salió rana”. La última visita a la gruta era a las 16:00 i el último barco que atraviesa el lago hasta el Svartisen también. Pues vaya horarios teniendo en cuenta que el sol no se pone en toda la puñetera noche!

En definitiva que eran las 16:10 y no teníamos nada que hacer, así que pensamos hacer el trayecto hasta el círculo polar ártico a 80km de Mo y hacer ya las fotos para no parar al día siguiente. Sobre las 17:30 estábamos allí y habíamos pasado de 21º y calorcito, a 15º y un viento frío de tres pares. Unas cuantas fotos a un paisaje desolador: una altiplanicie sin vegetación, con restos de nieve y montones de piedras en túmulos de distintos tamaños.

Sobre las 19:15 estábamos de vuelta a Mo. Cenamos en una terracita (la única del lugar) y nos fuimos a descargar las pocas fotos del día.

Dormir fue toda una odisea pues por lo que recuerdo, entraba un sol rasante en la habitación de esos de atardecer dorado, sobre las 23:30 de la noche.

DIA 8: MO I RANA-STAMSUND (ISLAS LOFOTEN)

A las 5:00am nos hemos despertado pensando que no había sonado el despertador pues el sol se colaba tremendo en la habitación y a las 6:00, había gente hablando ya en la calle. Bufff!

A las 7:50 estábamos ya en marcha pues queríamos llegar tranquilos a Bodo, hoy cogíamos el Hurtigrutten.

El paisaje ha vuelto a convertirse en un continuo rodear fiordos y las casitas de colores y las cabañas de pescadores destacan entre el verde de la vegetación.

A las 11:30 ya estábamos en el muelle. La chica de información nos ha comentado que el embarque se realizaba entre 12:30 y 13:30 por lo que hemos decidido irnos al museo de la aviación.

Una pena no tener más tiempo para verlo con tranquilidad y leer las explicaciones, pues es muy interesante y completo y muchos de los aviones que tienen expuestos tienen accesos hasta la cabina.

A las 12:45 estábamos en la cola y vaya, vaya, el embarque no ha sido hasta pasadas las 14:00hr.

Por fin a las 15:00, zarpábamos rumbo a Las Lofoten. Estas islas, se levantan sobre el mar con auténticos  acantilados y están llenas de pueblos de pescadores.

Hoy teníamos reservada una rorbu (una cabaña de pescadores). Estas construcciones en madera se construyen directamente sobre el agua. La nuestra tiene tres habitaciones: una matrimonial en la planta de acceso y dos con literas en la planta superior. Con la tranquilidad con la que hoy hemos venido, nos hemos podido parar en el super a comprar la cena y el desayuno por lo que Fa ha sido el chef hoy.

Intentaremos dormir aunque será un pelo complicado. Hasta mañana.

DIA 9: STAMSUND-TROMSO

Nos hemos levantado pronto, hemos desayunado en la cabaña y nos hemos puesto en marcha sobre las 7:40.

Hemos cogido la E10 que recorre todas las Lofoten de punta a punta hasta llegar a tierra, pasando de una isla a otra a través de puentes altísimos y de un túnel bajo el agua. Es un recorrido precioso entre fiordos de paredes escarpadas y aguas color turquesa que mueren sobre rocas con algas anaranjadas y playas de arena blanca.

El agua está tan absolutamente en calma, que algunos reflejos parecen espejos de la realidad. Cabañas de pescadores de colores y barcas de todo tipo se asoman al mar.

El cielo está bastante despejado, las nubes bajas se agolpan en las cimas de las montañas. Verde por doquier. Es un bonito sitio para perderse unos días.

Finalmente, hemos pasado el último puente que nos une con “tierra firme” sin dejar la E10 que nos ha acompañado hasta el último desvío destino Tromso.

Este nos ha dejado en una carretera que bordea el fiordo sobre el que se asienta Tromso. Es un fiordo ancho pero rodeado de montañas escarpadas todavía nevadas que, junto a un cielo azul de un azul diferente, crean una vista espectacular.

Al llegar a Tromso, el Hurtigrutten (Nordnorge, el nuestro) estaba allí atracado.

Tromso tampoco tiene nada de especial. Es la ciudad con la universidad más al norte de todo el mundo y con más pubs por persona de toda Noruega.

Hemos descargado en el hotel y nos hemos dirigido a visitar el Polaria. La verdad es que nos esperábamos más pero me quedo con el documental en 180º sobre Svalvard, simplemente precioso.

Empezamos a estar cansados así que hoy cenita, escribimos pronto y nos vamos a dormir que mañana toca Cabo Norte!.

DIA 10: TROMSO-CABO NORTE

Al salir del hotel, hemos parado a hacer un par de fotos desde tierra firme a la isla de Tromsoya, donde se ubica el centro de Tromso desde la explanada en la que se encuentra una iglesia de lo más moderno.

Nuevo intento al dealer de HD y nuevo fracaso: cerrado también en sábado así que cogemos “carretera y manta” dirección Nordkapp.

Hoy a parte de ir disfrutando del paisaje noruego, teníamos una parada en el camino: Alta.

Es la primera población de la región de Finnmark donde residen los sami, un pueblo que se dedica desde antaño a la cría de renos.

En Alta, se descubrieron unos grabados rupestres en las rocas de una bahía, que se incorporaron al Patrimonio Mundial de la Humanidad. Tienen de diferente respecto a los españoles, a parte de los animales representados, el hecho que están a la intemperie, no en cuevas y que por tanto, en invierno quedan cubiertos por la nieve y no se pueden visitar.

Después de Alta, hemos puesto a rumbo a Honnigsvag, última población antes de llegar a Cabo Norte y donde teníamos un “fabuloso” albergue con baño compartido para pasar la “noche”. Tras dejar las maletas, hemos cenado en Corner un salmón recién pescado. España empataba 0 a 0 tras el susto del gol fuera de juego.

De ahí nos hemos dirigido al Ice Bar. En “Españoles por el Mundo” habían dedicado un espacio a su propietaria, una española que montó este negocio hace ya algunos años. Nos la hemos encontrado diciéndonos “It’s closed”, a lo que he respondido “Eres española, verdad?” . De ahí hasta comentarnos que era mejor salir ya pitando hacia Nordkapp, pues un crucero había atracado hacía media hora y nos encontraríamos el cabo como Benidorm en verano.

Le hemos hecho caso y sobre las 22:00 llegábamos a Nordkapp entre una neblina y un frío polar que le daba un aire misterioso al lugar. Tras conseguir las primeras fotos con niebla y sin ella, pues iba y venía, ha llegado la avalancha de autocares del crucero.

Allí hemos ido entrando y saliendo del chiringuito que tienen montado hasta más o menos las 23:40 cuando nos hemos percatado que el sol ya no bajaba más sino que estaba empezando a subir de nuevo. Ostras! Anochecer y amanecer todo seguido.

Hemos tenido suerte de poder ver este espectáculo pues nos habían comentado que ayer llovía y había niebla.

Bajando, hemos visto nuestro primer grupo de alces o renos (pues todavía no entiendo cuál es cuál por más que las señales de tráfico los diferencien) tranquilos cruzando la carretera.

Sobre la 1:00 nos acostábamos sin conseguir conectarnos a internet. Qué habría hecho España?

DIA 11: NORDKAPP-IVALO (FINLANDIA)

Hemos dejado el hostal sobre las 8:40 para deshacer la única carretera de unos 100km que llega a Honnigsvag (y desde allí 30 más para llegar a Nordkapp).

Esta carretera discurre paralela a la costa y las formaciones rocosas son algo realmente especial pues parecen estar cortadas en cientos de finas láminas. De tanto en tanto un grupo de renos nos interrumpía la marcha. Qué bonitos!

El trayecto de hoy ya ha cambiado completamente de aspecto, discurriendo entre bosques y más bosques de árboles perennes por la meseta de Finnmarkvidda. Dejamos atrás fiordos y cascadas para dar paso a lagos que dan la bienvenida al país al que estamos a punto de cruzar, Finlandia.

Antes hacemos una última parada en Karasjok, ciudad sede del parlamento sami para visitar el edificio todo un emblema de la cultura y tradiciones de este pueblo.

La tarde ha sido un tanto improvisada pues, al igual que nos pasó en Mo i Rana, las actividades que teníamos previstas nos han salido rana. Al revés de lo que ocurre en España, en que los domingos son los típicos días para llevar a los niños al zoo, aquí está todo cerrado. Nos hemos quedado sin ver ni la granja de renos ni la de huskies. Aquí los papás no llevan a sus hijos a las granjas debe ser… Así que he pensado, qué hacemos hasta la cena? Pues nos vamos a ver la frontera rusa que está sólo a 50km de aquí y nos hemos ido. Pero tal cual hemos llegado, nada, sólo la frontera y un militar, así que mejor media vuelta, no sea que la tengamos…

PD:  completad la información de estas dos jornadas con el blog de Fabry.

DIA 12: IVALO-ROVANIEMI

Así como yo hago descripciones más generales de paisaje y anécdotas, Fa te explica las carreteras por las discurrimos en el trayecto, cosa muy útil si alguien pretende seguir nuestros pasos. Por eso creo que está resultando interesante que los dos escribamos sobre el día a día.

Decir que después de leernos el uno al otro nuestros respectivos escritos, caímos en la cuenta que ninguno de los dos había comentado que ayer probamos el “reno a la lapona”. És el plato típico de Laponia, en el que te sirven carne de reno a tiras sobre un plato de puré de patatas con un aderezo de mermelada de arándonos. Muy bueno.

Hoy empezaré con una impresión meramente subjetiva, pues es mi opinión pero creo que, así como Noruega puede sorprenderte en cada rincón, Laponia (la parte de Finlandia por la que cruzamos) me está dejando fría. No digo que la immensidad de sus bosques y lagos, considerada como uno de los pocos territorios vírgenes que quedan en Europa, no sea magnífica pero la veo monótona.

Sus ciudades y pueblos fueron devastados por el ejército nazi en retirada, por lo que todas ellas datan de los años cuarenta en adelante y como tal, son reconstrucciones de post-guerra.

Creo sinceramente que Laponia es un destino de invierno en el que la puedes disfrutar en todo su explendor: nieve, trineos de perros, auroras boreales…, al menos para los que no practicamos el senderismo con miles de mosquitos.

Aún así, considero que tanto noruegos como finlandeses comparten algo que algunos, sino muchos, han perdido sobre todo en zonas del sur europeo: EL RESPETO. El respeto por el prójimo y lo que es del prójimo, el respeto por la naturaleza y todos sus habitantes, animales y plantas como medio de vida, el respeto en letras mayúsculas. Creo que han encontrado la fórmula para compartir el medio en el que viven sin invadirlo, sin destruirlo. La fórmula para hacerse un sitio en el terreno sin cambiar demasiado sus características y aprovechar al máximo sus recursos. Nosotros no podemos ni imaginar ver cruzar manadas de renos por las carreteras principales de un solo carril por dirección: no porque las tendríamos valladas a lo largo de sus interminables kilómetros y miles de carriles para favorecer el tráfico y no el transporte público.

Nosotros no podemos ni imaginar rodear un fiordo: no porque construiríamos miles de puentes para ahorrar tiempo. El estrés es el estrés y hay que alimentarlo bien.

Nosotros no podemos ni imaginar ir en bicicleta de un pueblo a otro: no pues no tenemos ni carril bici dentro de los pueblos.

Nosotros no podemos ni imaginar hacer terrazas a las que asomar la nariz un día de sol, en un sitio de nieve: no porque se pierden m2 construibles.

En definitiva, creo que ellos han averiguado el sentido de la palabra sostenibilidad sin tanta conferencia sobre ella.

Aún así, no es oro todo lo que reluce y evidentemente como en todas partes, seguro que en el día a día se encuentran muchos peros y razones para opinar lo contrario.

Hoy hemos visitado la iglesia lapona más antigua que se conserva. Está en Sodankyla y es del 1689.

Después nos hemos fotografiado en Napapiiri, volviendo a cruzar el círculo polar ártico pero en sentido sur.

Nos hemos paseado por la aldea de Santa Claus. Gran decepción, yo me imaginaba un taller donde los duendes preparaban regalos y cartas (montaje pero del bueno) y me he encontrado tiendas. Lo mejor, comer un auténtico salmón cocinado por un sami al estilo tradicional: 20minutos en una parrilla en una hoguera dentro de una tienda sami.

Granja de huskies cerrada. En fin.

Paseo por el río que bordea Rovaniemi y los tres edificios emblemáticos de Alvar Aalto. Visita al Artikum.

Cervecita en la terraza tomando el sol con un montón de finlandeses extraños pues, aquí la moda es la que dicta cada uno y puedes ver tribus de punks, mods y combinaciones extrañas varias de colores.

Escribo antes de la cena y tengo que darme prisa pués aquí son las 20:41 (una hora más de la que marca el reloj).

DIA 13: ROVANIEMI-SUNDSVALL

Ayer decidimos anular el hotel de Umea y hacer una tirada más larga hoy para llegar tranquilos a Estocolmo.

Escogimos hacer unos 200km más hasta Sundsvall. Encontramos un hotel de características similares que reservamos por bookings.

Hoy hemos seguido el planing parando primero en Gammelstad (ciudad vieja de Lulea-Suecia) patrimonio de la humanidad porla Unesco. Un poblado de casitas rojas de madera y ventanas blancas con la iglesia que data del siglo XV.

Luego hemos intentado buscar en vano la Harley Lulea: simplemente no estaba donde debía estar.

Hemos comido en el camino y, por la tarde visitábamos el dealer de Umea. Nueva decepción para Fa pues era un multimarca y no sabían ni lo que era un pin del chapter.

La ruta se nos ha hecho bastante pesada hoy pues, aunque el paisaje ha vuelto a combinar vegetación con agua y casitas, ha sido realmente larga. Llegábamos a Sundsvall sobre las 18:30.

Después del check-in, nos hemos dirigido a la plaza ya que son fiestas y había un montón de chiringuitos y música en directo. Hemos cenado por allí, nos hemos dado un paseo y para acá que mañana toca madrugón del bueno.

DIA 14: SUNDSVALL-ESTOCOLMO

Esta mañana estábamos en marcha antes de las ocho y las citas ” a quien madruga…” y “no dejes para mañana…” nos han ido que ni pintadas.

A las 11:30 hacíamos el check-in en el hotel de Estocolmo, a las 12:00 estábamos en la Harley para que Fa consiguiera, esta vez sí, su pin y, a las 12:30 devolvíamos el Volvo en la Hertz. A la 13:00 ya nos habíamos hecho con la Stockholm card y volvíamos al hotel para dejar a Tom (que empieza a fallar y mucho).

Hemos cogido el metro destino el Radhuset, el ayuntamiento. Hemos vuelto a tener nuestra acostumbrada suerte pues la visita de las 14:30 (la siguiente) era en español. El guía, un chico de veinti pocos, había estudiado diez meses en Barcelona y hablaba, además del sueco (que lo entienten noruegos y daneses), finlandés, inglés, francés, español y catalán (síiii, catalán) y ante el asombro de todos ha comentado: “Y es sólo el principio”.

Hemos recorrio la sala azul donde se entregan los premios Nobel (menos el de la paz que se entrega en Oslo) cada 10 de diciembre, la sala del consejo, alguna dependencia más y la sala dorada (revestida de oro auténtico).

A las 15:20 estábamos fuera y nos apuntábamos a la próxima subida a la torre (106m a patita) a las 15:55. Dado que no habíamos comido, hemos salido a coger un par de bocatas, un agua y unos cafés al lado del lago, río o mar. No está muy claro ya que Estocolmo son 14 islitas y parte del agua se la denomina fiordo, parte lago y parte río.

A la hora prevista subíamos a la torre para tener una vista panorámica. El centro de Estocolmo es mucho más grande que Oslo.

Después, nos hemos dirigido al metro en dirección a la plaza Nybroplan donde hemos cogido el tram nº7, el único antiguo que queda para desplazarnos a la isla de Djurgärden donde se encuentra el Vasamuseet y Skansen.

A las 17:00 entrábamos en este original museo que alberga el único barco del siglo XII enteramente conservado.

El Vasa se hundió el mismo día de su botadura en el puerto de Estocolmo y permaneció 333 años bajo el mar. Su compleja decoración no lo hizo apto para navegar y en el hundimiento murieron 30 personas. Algunos de los cuerpos se exponen también y se ha realizado con ellos una reconstrucción facial.

Hemos salido a las 18:00 y nos hemos dirigido a Skansen. Aunque la actividad finaliza a la 17:00, permanece abierto hasta las 23:00. Es el primer museo al aire libre y se creó para recoger las construcciones, animales y tradiciones suecas con el fin de que estas no desaparecieran. Hemos visto osos pardos y alces (clarísimamente todo lo que se nos cruzó por la carretera eran renos) y parte de una exibición de folklore, hasta que Fa me ha dicho que tenía un hambre “de la madonna”.

Hemos cogido de nuevo el tram y el metro pero en sentido contrario hacia el hotel pues había visto un italiano…

Las estaciones de metro són en la misma roca y las han pintado y decorado en plan galería de arte. Merece la pena sacarles fotos. Mañana.

El italiano no ha resultado tal pero la pizza estaba buena. Un té en el hotel y España está en la final!!!

DIA 15:ESTOCOLMO

Vaya calor!!! Lluvia, bajas temperaturas… gafas de sol, gracias que me he comprado un par de samarretas de manga corta, pantalones tejados arremangados a lo pirata y sudando!!! Sí señor con los partes meteorológicos que corren por intenet!

Esta mañana estábamos en marcha a las 8:30, la Stockholm card se nos acababa a las 13:15 y debíamos aprovechar para que nos saliera a cuenta. Hemos cogido el metro y nos hemos dirigido a Gamla Stan, la isla central y casco antiguo de Estocolmo.

A las 9:15 visitábamos la catedral donde hace cerca de dos semanas, creo que se caso la princesa heredera. Hemos coincidido en que no tiene nada de especial y que es más bien pequeña. Destaca la estatua de San Jorge al lado del altar.

A las 9:45 hacíamos cola para ver el palacio real. Cuando han abierto a las 10:00 nos han comentado que con la tarjeta no hacía falta hacer cola, solamente dirigirse a la entrada y mostrarla. Pues vaya, podrían poner un cartelito, anuncio, nota…

Igual que con la iglesia, nada a destacar. 

De ahí nos hemos dirigido a coger el barco que te lleva Drottingholm. Es una travesía de 50minutos por el “lago” Malaren para ver un palacio y jardines que nos han recordado a Schonbrun en Viena. Está dentro del patrimonio de la humanidad. La visita al teatro del siglo XVII, la hemos realizado en italiano para alegria de Fa, que esta vez lo ha “capito tutto”.

Hemos comido allí mismo y hemos cogido el barco de vuelta a las 14:00.

Al llegar de nuevo a Estocolmo centro, paseo por las calles estrechas de Gamla Stan, ahora abarrotadas de turistas. ¿Dónde estaban a las 9:00 de la mañana? El buen turista se levanta pronto y se acuesta tarde!

Hemos visto la más estrecha de 90cm en la parte más alta aunque la de Praga, con semáforo incluido, la superaba y de mucho!

De allí hemos cruzado a la siguiente isla Sodermalm (la del sur) y hemos subido sus empinadas escaleras para llegar a las calles superiores donde tener una vista completa de Estocolmo y sus islas.

Hemos vuelto de nuevo a Gamla Stan y de allí hemos cruzado por otro puente hasta Ostermalm (la del oeste). Simplemente nos hemos dejado llevar paseando mientras el sol bajaba y las luces se volvían más suaves hasta que sobre las 18:00, nuestros pies han dicho “prou” y hemos cogido Bigerl Jarl, 15′ hasta el hotel.

Verdaderamente, el conjunto antiguo de Estocolmo tiene su encanto y hay más cosas que ver que no en Oslo. A pesar de ello y después de haber visitado capitales como Austria y Praga, tal vez me ha faltado tiempo para entrar más en contacto con la gente para que me resultara un tanto más especial.





2008, Praga

5 04 2010

DIA 1

Esta vez no hemos ido en moto pero nos apetece escribir en el blog, por lo tanto, contaremos el “puentecillo” de San Joan en la capital de la República Checa ( www.czechtourism.com/spa/es/docs/what-to-see/prague/index.html ).

Con mucho tiempo de adelanto llegamos al aeropuerto del Prat: cola para el check-in. Como siempre, algunos que se intentan colar (delante mío es imposible). Tras pasar a la zona de embarque, Sonia se queda 25 minutos en la tienda de Massimo Dutti para comprar unas camisetas mientras yo la espero pacientemente en el bar. Unos bocadillos y al avión. La salida se retrasa unos 45 minutos y, finalmente, despegamos.

Una vez llegados al aeropuerto de Praga y, tras haber recogido la maleta, taxi y en 16 minutos llegamos al hotel reservado hace ya dos meses. Al llegar a la recepción, la chica nos dice que como ha venido un grupo muy grande, tenemos que ir a otro hotel. Dejo a Sonia la negociación, total que nos ofrecen un hotel de cuatro estrellas al mismo precio y taxi pagado hasta allí.

A mi me parece bien pero a Sonia no tanto, es más, salgo a fumar un cigarro mientras ella reclama a Last Minute donde adquirió el paquete hace ya dos meses.

Finalmente llega el taxi privado, nos lleva al otro hotel ( www.euroagentur.com/en/ea-hotel-manes ) y, una vez registrados, nos llevamos la agradable sorpresa que ha valido la pena: la habitación muy bonita, espaciosa, baño grande y agradable combinación de colores, TFT TV, nevera, perfecta diría…

Dejamos las cosas en su sitio,nos ponemos las bambas, cambiamos Euros por Coronas y a la calle. Recorrido programado, subimos por una calle hasta torcer a la izquierda y encontrarnos delante el Museo Nacional cuyas piedras están bastantes oscurecidas por el tiempo y por su total falta de mantenimiento.

Seguimos el recorrido volviendo a torcer a nuestra izquierda para bajar hasta la plaza Wenceslao, donde en el medio hay un divertido bar instalado dentro y alrededor de un antiguo vagón de tranvía.

Nos encontramos delante del Ayutamiento y de la Torre de La Pólvora, unas fotos y cuando veo una tienda de souvenirs, decido entrar para llevarme lo de siempre: imanes, pins y parches.

Una vez llegamos al río Moldava, justo en el puente que está al lado del Teatro Nacional, oímos música española, raro verdad…? Pues resulta que este fin de semana se celebra el “Food Festival Praha” que en definitiva es una fiesta con conciertos en las tres islas que están en el río. Unas fotos y seguimos caminando hacia el sur.

Empieza a entrarnos hambre, el programa, que como siempre prepara Sonia, dice que cenamos en la cervecería U Fleku ( www.ufleku.cz ) la más antigua de Praga. Todo un acierto, entras y antes de tomarte nota de lo que quieres comer ya te sirven una jarra de cerveza negra, muy buena, suave, pedimos carne, yo otra cerveza, y postre, yo otra cerveza, todo acompañado por la melodía de varios músicos, en el local muchos españoles. Al final conseguimos que nos traigan la cuenta y nos dirigimos a otro local un poco más arriba en la misma calle para tomar una Absentha que en la práctica es alcohol al 70% con azúcar quemado…

A las 22:00h. en la habitación, alegres!

Mientras Sonia está poniéndose cómoda, yo veo el final del partido de cuartos entre Rusia y Holanda llevándome la agradable sorpresa de que Rusia al final gana y se clasifica para las semifinales (ahora sólo falta Italia).

Ahora mismo, a punto de publicar esto, me doy cuenta de que Sonia ya me ha abandonado para dejarse llevar por sueños, vete a saber tú ande estará ahora…

DIA 2

A las 08:00h. en pie, duchita, desayuno completo y a las 09:30h. en la calle.

En principio, yo había propuesto ir hasta la zona del castillo a pie pero Sonia, vista la distancia y la subida y sabiendo que no soy muy amante de las largas caminatas, ha optado inteligentemente por un tranvía que nos ha dejado justo en la calle superior.

Hemos bajado por la calle Nový Svět (nuevo mundo) con sus pintorescas casitas bajas en las que para entrar por cualquiera de sus puertas es preciso agacharse. Llegamos al convento del Loreto ( www.czechtourism.com/spa/es/docs/what-to-see/religious-sites/all/prague-loreto/index.html ): no aceptan VISA, sólo cash y la chica de la entrada nos dice “no foto, no vídeo”. Al girar la primera esquina, Sonia saca la cámara y hace una, será que está aprendiendo teniendo al lado un “bad boy” como yo!

Nos dirigimos al Castillo ( www.czech.cz/es/cultura-checa/los-mas-bonitos-monumentos-y-curiosidades/las-ciudades/praga/castillo-de-praga/), justo antes de llegar a la entrada, veo una preciosa Ultra con matrícula de Polonia y cargada de maletas, aparcada delante de una terraza. Ahora soy yo el que hago una foto.

Son las 10:59h. resulta que coincide con el cambio de la guardia. Perfecto, tomamos unas fotos, compramos las entradas, alquilamos las audio guías y pa dentro…

Primero el Palacio Real, luego paramos justo 1/2h. para “repostar”: bocata de atún, macedonia, café. La Catedral de San Vito ya está abierta con una cola para entrar muy larga, nosotros entramos por la salida porque tenemos audio guía, jeje… Luego la Basílica de San Jorge, La calle de Oro donde vivió Kafka, la armería de la torre Daliborka donde se pueden comprar piezas originales…

Ahora el calor es ya insoportable, el “lorenzo” pega una pasada. Bajamos por la parte exterior de los jardines de las murallas y pasando entre los árboles intentamos refrescarnos un poco.

Finalmente acabamos visitando el Jardín Real al otro lado del foso y volvemos a entrar en el Castillo para acabar la visita a la Torre de la Pólvora y al convento de San Jorge donde había una exposición de cuadros. Devolvemos las audio guías y salimos por la Antigua Escalinata que nos lleva hacia el río Moldava.

Una Cerveza oscura para mi y un zumo para Sonia en una terracita a la sombra y de nuevo en marcha hacia el puente de Carlos IV. En obras pero transitable, aquí los turistas parecemos hormigas, sigue la calor asfixiante, total que una vez llegados al otro lado, tiramos hacia el hotel para pegarnos una buena duchita y recuperar fuerzas. Hoy también hemos cumplido con el programa.

Esta noche el gran partido…

21:46h. 0-0 inicia el segundo tiempo…

22:40h. inicia el extra time…

23:16h. penaltis…

23:21h. Pasa España 4-2 Felicidades!!! Sonia está botando en la cama.

DIA 3

Armados con buena voluntad salimos del hotel como ayer sobre las 09:30h., más o menos la misma calor y nos dirigimos hacia el centro antiguo y el barrio judío.

Primera visita: el Klementinum, antiguo convento jesuita, visita guiada a la Capilla de los Espejos, a la biblioteca donde Kepler estudió los planetas y finalmente la Torre Astronómica donde los jesuitas observaban el universo y nosotros, tras subir hasta arriba a pie por una interminable escalera de caracol, Praga entera.

Entramos en el barrio judío, compramos el pack completo ( www.jewishmuseum.cz/en/info_es.php ) y visitamos una tras otra: la Sinagoga Pinkas, el Cementerio, el Salón de Ceremonias, la Sinagoga Klausen, la Sinagoga Española y finalmente la Sinagoga Maisel (este tour se podría haber evitado ya que lo único que vale la pena es la Sinagoga Española y el Cementerio).

Lo que sí ha valido la pena es el restaurante King Solomon de especialidades hebraicas ( www.jewishprague.info/kingsolomon.html ), reconocido como el mejor restaurante kosher de Praga. Nos dejamos aconsejar (en italiano) por el maitre que en seguida nos sirvió un aperitivo a base de pescado frío adornado con remolacha natural, picante un punto. Detrás dos platos de carne: pato con alubias blancas y pintas y cordero con espinacas, todo exquisito.

Mientras dedico diez minutos en llamadas de trabajo, Sonia me guía hasta el centro en la Plaza del Ayuntamiento donde podemos apreciar en la Torre el cambio de hora en el reloj astronómico. Un esqueleto marca el inicio y, tras unas ventanas que se abren, un mecanismo hace desfilar unas figuras, turistas a reventar y, al intentar irnos, una graciosa que anda mirando arriba pisa de forma considerable a Sonia (en sandalias)… dolor.

Nos dirigimos a la Iglesia de Nuestra Señora de Týn, abierta solamente los martes y sábados, una foto y seguimos.

Así que, como no podía ser de otra forma, taxi y para el delaer Harley-Davidson ( www.harley-davidson-praha.cz/ ), pequeñito, pocas motos, poca ropa. Sonia se compra una camiseta, yo un imán y ambos un par de pins (los últimos, lo siento JL).

De vuelta un descanso de 1h. en el hotel y de nuevo en marcha, a las 19:00h. nos espera un barco para cenar al ritmo del jazz mientras recorremos el río Moldava hasta las 22:00h. La cena, un buffet completo; el grupo, bueno digamos que suave… pero lo recomiendo ( www.cruise-prague.cz/cruise.php?cruise=jazzboat&Lang=5 ).

Tras bajar del barco, paramos en dirección del hotel, una vez más al Puente Carlos IV, alguna fotos de noche, ya no aguanto más, a descansar!!!

P.D: el edificio “raro” es la Casa Danzante de Frank Gehri (el mismo del Guggenheim de Bilbao) y se le conoce como “Ginger y Fred”. ¿Adivináis quién es quién?

DIA 4

Los tres días de marchas forzadas se empiezan a notar así que para subir a la colina Petřín, optamos por el cremallera. Una vez llegados arriba y, para ver una iglesia ucraniana de madera desmontada de su ubicación originaria y vuelta a montar aquí, tenemos que bajar un poco la colina. Al llegar está en obras, una foto y pa arriba otra vez.
Llegamos a la Torre de Petřín, que es una copia en pequeño de la Torre Eiffel de París. 299 escalones y llegamos arriba, ufff!!! Praga está bajo nuestra atenta mirada, el cielo está bastante despejado y el calor hoy no es tan asfixiante como en los días anteriores.
Salimos del parque y entramos de lleno en las calles del barrio de Malá Strana. Bajando por la calle Nerudova, Sonia me explica que antiguamente se identificaban las casas mediante símbolos que todavía hoy perduran: violines, corderos, leones…
Ya nos entra hambre, paramos en una terraza en la isla de Kampa, junto al canal Certovka, un restaurante-pizzería pseudo-italiano con vista a un molino de agua, todo perfecto.
El programa se ha acabado y las visitas también, ahora estoy escribiendo (y Sonia corrigiéndome las faltas de ortografía) en la cafetería del hotel esperando la hora de irnos al aeropuerto.
Ciao Praha!!!





2007, Viena

5 04 2010

DIA 1

DIA 2

Amanece otra vez nublado pero Sonia ya lo tiene todo programado, como no, ella siempre se lee las guias y así, yo no tengo que preocuparme de nada. Despues de un buen desayuno hemos ido dando un paseito hasta la calle Graben y el monumento Pestsaüle, hemos visto las iglesias Peterkirche  y Michaelerkirche llegando así al Hofburg, el conjunto imperial donde ya teniamos las entradas para ver los caballos Lipizzanos de la Escuela Española de Equitacion,( www.srs.at ). La verdad que, tanto Sonia como yo, teníamos en la cabeza que ibamos a ver un espectáculo pero en definitiva, no ha sido nada mas que ver como entrenan a estos caballos durante mas de 1h.

Pasamos a visitar los aposentos imperiales,( www.hofburg-wien.at ), donde con la audio guia nos enteramos de todo y, entre sala y sala llenas de vajillas, centros de mesa, cuberterías, etc., llegamos por fin a conocer la verdadera historia de Sisi, famosa esposa del emperador cuyas medidas eran: altura 1,72mts, peso 45-47Kg y, “ojo al dato”, 51cms de cintura… alucinante pero cierto. Total que, tras saberlo todo sobre ella, salimos otra vez a la calle y pasamos a visitar la Prunksaale,( www.onb.ac.at ), la biblioteca nacional que tiene mas de 200.000 ejemplares (Al entrar me acordé de la película de Harry Potter).

A la salida nos dirijimos al jardin Burggarten donde esta ubicada una famosa estatua en honor a Mozart y paramos a comer en una pizzeria algo rápido para luego ir a hacer una visita guiada a la Opera,( www.wiener-staatsoper.at ). Es immensa y, aunque el auditorio no es muy bonito, si es funcional. Lo mas alucinante es que cada dia se representa una obra distinta, transportando contrailers cada día los escenarios desde un almacen cercano. Esta abierta todo el año exceptuando muy pocos dias y en ella trabajan mas de 1700 personas. El guia nos indica los precios que son variados y para todos los bolsillos ya que la entrada va desde 3€ de pie hasta los 270€ en primera fila.

Nos dirijimos al hotel pasando por el edificio de la Secesion,( www.secession.at ),  que visitamos por dentro: no vale la pena.

Ya en el hotel una duchita y otra vez a la calle para ir a ver el concierto de Mozart en la Sala Dorada del Musikverein. Bien, pero que digo, muy bien!!!. Unos treinta musicos naturalmente con su director y dos cantantes, dos partes de concierto que alternan lirica y opera; ameno, lo recomiendo.

A la salida nos metimos en el restaurante italiano Garibaldi ( www.garibaldi.at ), buena comida italiana servida por Gianni, ya en el hotel, Sonia se va a dormir e yo me pongo a escribir esto: no quiero perder el ritmo. El único problema es que llegamos al hotel a las 00:30h y en el PC que hay a disposición de los clientes había un “pibe” descargándose fotos, total que esperando mi turno se ha hecho la 01:30h. Al final le he tenido que decir que “ya está bien”, creo que he sido convincente y, a los 5min me lo ha dejado. Ahora son las 02:10h y me voy a dormir, mañana mas.

DIA 3

El día ha amanecido lluvioso otra vez pero nada que un buen paraguas y ganas de conocer no puedan solucionar.

Nos hemos dirigido caminando hacia la Karlskirche (Iglesia de San Carlos Borromeo) que, evidentemente y como ya viene siendo constumbre, tenía andamios. Bueno, buscaremos ángulos diferentes para que no se vean…

Hemos seguido hacia el Belvedere Superior: antiguo palacio hoy convertido en museo que alberga pinturas muy interesantes de la Secesión como “El beso” de Gustav Klimt.

Nos hemos paseado por sus jardines (en obras) hasta la salida por el Belvedere Inferior (cerrado suponemos por la visita papal… que ya podría haber escogido otro finde el buen hombre).

De allí, hemos ido paseando (quejas incluidas de Fa ante tanta caminata) hacia unos apartementos de colores conocidos como las Hundertwasserhaus.

Metro y de vuelta a la Karlsplatz para comer en los pavellones de Otto Wagner un gulash vienés que no veas como pica…

Hemos llegado a tiempo para visitar con guía el Burgtheater cuyas escalinatas imperiales son dignas de ver y admirar llenas de pinturas de Klimt, estatuas y farolas…

El día de hoy tenía un planning muy duro y, a partir de aquí, parecíamos dos despojos arrastrándonos hacia el siguiente destino. Hemos visto la Sthephansdome (la catedral) y subido a la torre donde guardan la campana Pummerin forjada con las bolas de cañón turcas que se fundieron tras el asedio y posterior victoria vienesa. Hemos seguido hacia la Iglesia de San Ruperto, la más antigua de Viena para adentrarnos en el barrio judío, la Hoher Markt, La Judensplatz y la plaza Am Hof. Un bonito barrio sino te duelen pies, tobillos, piernas, rodillas, riñones, espalda… Fa se ha sentado en la Am Hof y me ha dicho: “no puedo más, quiero el metro más cercano y una siesta”. Previo a su petición yo le había comentado de tomarnos una tarta Sacher en el mítico hotel, así que hemos merendado allí de regreso al hotel. Bueno, yo he merendado mientras él me hacía un reportaje completo sobre como se engulle una auténtica tarta Sacher.

Cuando le he despertado a las 19:15, nos hemos arreglado y abrigado (porque no veas el frío que ha hecho) y nos hemos ido al Prater a subirnos a la noria,( www.wienerriesenrad.com ),  escenario de películas como “El tercer hombre”. Los vagones se pueden alquilar para cenas privadas y un camerero te sirve cada vez que das una vuelta (la noria se mueve a 0,75m por minuto).

Hemos intentado cenar en el Ayuntamiento que tiene una iluminación preciosa de noche pero hoy era festivo y hemos acabado en un japonés. Tras la cena a dormir, no podemos más…

DIA 4

Hoy no llueve. Biennnnn!!!

Hemos cogido el metro a Schönbrunn,( www.imperial-austria.at ), llegando a las 9:30. No hemos hecho cola y a las 10:00 ya estábamos visitando el palacio con audio guía. Un buen invento.

Luego nos hemos pateado los jardines hasta la glorieta, nos hemos metido en el laberinto y… espera, lo voy a explicar… Al ver el laberinto, Fa a dicho: “y esta M es el laberinto, pero si es muy pequeño!!!”. Pues gracias a dios que es pequeño porque sino todavía le estoy esperando en la plataforma!!! Os cuento, hay que llegar a una plataforma elevada en un árbol desde donde ves todo el laberinto y tienes la indicación de salida. Nos hemos separado, he llegado a la plataforma y 10 minutos después le he indicado el camino para llegar. Vaya risas!!!

La visita ha acabado con la casa de las palmera y los jardines laterales, bocata, metro y hacia el hotel ya que habíamos decidido improvisar y coger una excursión de 4 horas al sur de Viena: Baden, Mayerling, el monasterio de Santa Cruz y el lago subterráneo más grande de Europa donde se rodaron escenas de “Los tres mosqueteros”.

Al volver, hemos seguido con la búsqueda de las estrellas de Mozart y Beethoven.

Vereis, en el suelo de la calle que lleva a la catedral hay 78 estrellas de músicos. El último está tocando la Sthephansdome. Las estrellas bajan al metro en Opera y vuelven a salir en Karlplatz con el numero 19. No hemos tenido narices a encontrar los otros 18 numeros que es donde deben estar las estrellas de Mozart y Beethoven. Casi como un juego íbamos de una a otra: Listz, Schumann, Haydn… una señora se ha puesto a imitarme fotografiando el suelo. Yo tengo mis motivos… pero señora ud. verá.

Hay quien colecciona pins, yo colecciono estrellas, que pasa! Y si alguien tiene la de Mozart o Beethoven tengo unas 17 para intercambiar…

Después de cenar de nuevo en Garibaldi, hemos acabado nuestro intenso caminar en el barrio de los museos, lloviendo de nuevo no hay nadie aquí.

Son las 21:30 y Fa me da un ultimatum: “al hotel pero ya, no voy ni a escribir en el blog, sólo quiero mi cama y un paracetamol”.

Tiene razón, yo tampoco me aguanto de pie. Han sido tres días intensos en los que hemos visitado todo lo que había previsto y más. Ha sido un compañero maravilloso que me ha dejado hacer con la convicción de que mi planning era bueno, improvisando y adaptándose a giros horarios y disfrutando conmigo de lo visto y lo vivido. Sobre todo le valoro el estoicismo de aguantar unas caminatas inaguantables incluso para mí, teniendo en cuenta que lo suyo es y será ir subido en su Ultra. Un beso amore y gracias por estos días…





2007, Ruta en moto por Bretaña, Normandía, Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Suiza

5 04 2010

Todo lo que empieza tiene un final…

Han sido tres semanas de rutas por autopistas, carreteras generales, provinciales y comarcales, viajando por España, Francia, Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Suiza, visitas culturales en ciudades, pueblos, costas, montañas, en línea general buenos restaurantes y hoteles que han cumplido en su mayoría las espectativas, exceptuando los tres que no admitían aparcar la moto en los parkings públicos cercanos (aconsejo a todos los riders que efectúen reservas de hoteles en ( www.booking.com ) que una vez hayan recibido el mail de confirmación de la reserva, que envíen directamente al hotel un e-mail especificando que se viaja con moto y que aseguren por escrito que se admitan).

Han sido 5.867 Km. bajo el sol, y la lluvia en algunos días, calor y fresco, pero nunca frío, comunicándonos con la gente en Francés, Inglés, Italiano y Español, por este orden debido a los lugares visitados, provando la cocina de cada lugar sin dejar de comer puntualmente en un restaurante o pizzeria italiana para ir sobre seguro…

De los lugares visitados recomiendo:

BRETAGNA

Saint Nazaire – En el puerto, se puede visitar un sumergible por dentro, cascos con explicaciones en varios idiomas, 30min. de visita libre.

Toda la costa que enlaza la península de Guernade, siguiendo por el golfo de Morbihan hasta llegar a la península de Quiberon.

Carnac – Menhires de Menec, alineaciones de piedras pre-históricas, mas de 1.000, 1h.

Pont-Aven – Bonito pueblo donde veraneaba el pintor Gauguin, allí pintó el famoso cuadro de las lavanderas, una paradita de 30 min.

Quimper – Capital del departamento de Finistere con sus puentes sobre los ríos y sus flores, se puede ver desde la moto y en todo caso efectuar unas paraditas para sacar una fotos puntuales. 

Ergue-Gabéric – Dealer Harley-Davidson.

Bahía de Audierne hasta Pointe du Raz – Se llega hasta la punta por carretera, se aparca, un paseo de unos 20-30 min. según se vaya recto o se bordee la costa hasta llegar al final donde se ve desde cerca el faro ubicado en una roca en el mar y vuelta al parking.

Locronan – Un bonito pueblo medieval que ha conservado su estructura original del siglo XIII, parking, las motos no pagan, un paseo y unas fotos, apróximadamente 30 min.

Departamento de Côtes d’Armor – La costa de granito rosa, en moto por las carreteras de la costa durante varios kilómetros.

Lamballe – Encantador pueblo donde parece que el tiempo tenga otro ritmo, se puede efectuar un paseo a caballo.

Fort la Latte – Fortificación sobre el mar, antigua defensa, se aparca, en 5 min. se llega y en 30 min. se visita.

Saint Malo – Ciudad amurallada sobre el mar, sitio muy turístico, aparcar la moto fuera de las muras y visitar con calma, comer, comprar, 3 horas.

NORMANDIA

Le Mont Saint Michelle – Roca donde está construida una gran abadía del siglo VII con la peculiaridad de que durante el día alrededor hay arena, está comunicada por una carretera donde al final hay un parking (motos 1€ por día) y por la noche sube la marea dejandolo como una isla.

Cap de la Hague – Punta extrema de la Baja Normandia, un paseito con la moto para verlo.

Azeville – Visita a las antiguas baterías de defensa de los Alemanes, guiada, en Francés, unos 40 min. y folletos en otros idiomas.

Utah Beach y Omaha Beach – Donde los aliados, Americanos, Ingleses, Canadienses y Franceses desembarcaron, se pueden ver repartidos por todo el territorio muchas reliquias de la IIª guerra mundial, tanques, anfibios, etc. hay también un museo, unas 2h.

Ifs – Dealer Harley-Davidson.

Caen – Capital del departamento de Calvados, vale la pena quedarse a dormir, pasear por el centro y una buena cena.

Abadía de Jumieges – Está definida la ruina mas bella de Francia, visita de unos 30 min.

Rouen – Capital del departamento Sena-Maritimo, vale la pena quedarse a dormir, pasear por el centro y una buena cena.

BELGICA

Brujas – Bajo mi punto de vista la mejor ciudad para ver en este país, donde parece que el tiempo se haya detenido, aparcar en el parking del hotel y recorrer el centro andando, en barquito, en bici o con el mini-bus turístico, todo sirve.

Gant – De paso, en moto y sólo el centro.

Derdermonde – Dealer Harley-Davidson.

Zemst – Dealer Harley-Davidson.

Bruselas – De paso, en moto.

Malinas – De paso, en moto y sólo el centro.

Amberes – De paso, en moto y sólo el centro.

HOLANDA

Breda – Dealer Harley-Davidson.

Los molinos de Kinderijk – Agrupación de varios molinos, patrimonio de la Unesco desde 1997, en su momento servían para mantener el nivel del agua, se pueden visitar uno andando, 20 min. o todos en barco 1h.

Rotterdam – Dealer Harley-Davidson.

La Haya – Merece una parada y ver el centro y la playa.

Lisse-Sassenheim – Plantaciones de tulipanes, vuelta en moto.

Amsterdam – Dealer Harley-Davidson. Es una ciudad diferente, vale la pena quedarse haciendo noche y verla tanto de día como de noche.

Utrecht – Ciudad muy tranquila, bonito sobre todo el centro con sus canales, merece una parada y un paseo, mínimo 2h.

Maastrich – Breve parada, visita al centro.

LUXEMBURGO

Luxemburgo capital – Visita al centro, bus turístico recomendado, apróximadamente 2h. 

SUIZA

Aesch (Basilea) – Dealer Harley-Davidson.

Zurich – Dealer Harley-Davidson.

Lucerna – Bonita ciudad sobre el lago dei Quattro Cantoni, visitar el centro histórico con su puente de madera y sus murallas.

Pilatus – Montaña de 2.129 mts. visita con cremallera, escursión de un día.

Interlaken – Pueblo situado entre dos lagos, paseo con la moto, se ve una de las montañas mas altas de Suiza, el Jungfraujoch 4.158 mts., siempre nevado.

Ostermundigen – Dealer Harley-Davidson.

Berna – Ciudad, vale la pena quedarse una noche y visitar con calma el centro.

Friburgo – Pueblo con casas colgadas sobre una roca, paseo para verlo con la moto.

Vevey – Pueblo sobre el lago Leman, la bajada hasta el, desde la montaña es espectacular.

Lausanne – De paso, en moto y solo los edificios mas importantes.

Morges – Dealer Harley-Davidson.

Le Lignon-Ginebra – Dealer Harley-Davidson.

FRANCIA (resto)

Nancy – Ciudad muy tranquila, tiene un bonito centro y un parque muy bien cuidado con zoo gratuito incluido, si viene de paso, se puede uno quedar a dormir.

Chambery – Otra ciudad muy tranquila, por lo menos en verano ya que su cercanía a los Alpes significa que en invierno está en su alta temporada, centro pequeño que vale la pena visitar a pié, 1h.

Valence – Dealer Harley-Davidson (con restaurante)

Montpellier – Se puede visitar su centro en 2h. muy turística.





2007, Malta

5 04 2010





2005, Atenas y Estambul

5 04 2010